entrevista con el jefe del departamento

Boi Ruiz: «Tendremos que escoger algún método de copago»

Ruiz, en un momento de la entrevista en su despacho del departamento de Salut.

Ruiz, en un momento de la entrevista en su despacho del departamento de Salut. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

ÀNGELS GALLARDO
BARCELONA

-¿En enero del 2012 acordarán que los ciudadanos coparticipen en el pago de los servicios sanitarios?

-Los ciudadanos ya lo pagan todo. Siempre. El menú de opciones para aplicar algún copago está en Europa: cada país tiene un sistema con el que consigue dinero para sanidad del bolsillo de los ciudadanos.

-¿Usted qué copago defendería?

-Yo defenderé cualquier medida económica que consiga que haya más dinero para la sanidad pública. Habrá de ser un método estatal. Catalunya no tiene capacidad para aplicar un copago en solitario.

-Concrete algún método, por favor.

-Puede ser una tasa por utilización de los servicios, que es una especie de copago general por el uso del sistema. O una tasa fija que se abone al utilizar la tarjeta sanitaria.

-¿Cómo es eso?

-Se cobra una cantidad cada vez que se usa la tarjeta, como la visa. Después está el método holandés: el sistema sanitario de Holanda funciona como una gran comunidad de propietarios y, cada año, lo que se gasta de más se convierte en una especie de derrama que pagan todos los ciudadanos. Se la cargan en la tarjeta y hay que pagar cada año para mantenerla activada. Lo que no se gasta, pasa para el año siguiente.

-¿Estos métodos le parecen bien?

-No digo que hayan de ser esos, pero habrá que escoger uno. Ha de ser un sistema equitativo, que vaya directamente para sanidad y que no castigue a los menos favorecidos. Las rentas altas han de pagar más.

-Usted dijo en marzo que ningunamedida afectaría a la asistencia sanitaria, y sí se ha alterado.

-La calidad de la asistencia no ha empeorado, aunque la gente piense que sí. A pesar de todos los recortes y de todo el malestar, la sanidad que se ofrece sigue siendo de alta calidad. La garantizan nuestros profesionales, aunque no esten de acuerdo con las medidas.

-Desde abril ningún hospital está operando por las tardes. Solo se interviene lo imprescindible o urgente. Eso significa que las listas de espera van aumentando.

-Claro. La única población realmente afectada por los recortes es la que está en lista de espera y no se la opera porque los quirófanos no actúan por las tardes. Pero, incluso esos pacientes, no se puede decir que estén empeorando por estar a la espera. Intentamos evitar que eso suceda.

-¿Cómo?

-Hemos monitorizado todas las listas de espera y vamos observando si esos enfermos cumplen los criterios que hacen aconsejable operarlos ya: si la demora les impide llevar una vida normal, si están cada vez peor, si por aguardar han de ser hospitalizados con frecuencia... Quien sufra esas circunstancias, será citado y se le intervendrá.

-¿Cuántas personas están en lista de espera en estos momentos?

-No lo sabemos aún. Estamos analizando todas las historias. En enero eran 58.000. Suponemos que esa cifra habrá aumentado. Lo importante es saber si son situaciones que hipotecan la vida, o no. En adelante habrá más personas en espera, pero estarán menos graves.

-¿Qué espera quirúrgica no hipoteca la vida?

-Que no te hagan una vasectomía no te hipoteca la vida. Ni tampoco que no te operen de fimosis o de un quiste pilonidal, y todo eso está ahora en las listas de espera. Unos juanetes sí pueden impedirte llevar una vida normal.

-¿En qué cambiarán los centros de asistencia primaria (CAP)?

-Los CAP mejorarán . Estarán mucho más vinculados a los médicos especialistas, que visitarán allí.

Noticias relacionadas

-¿Por qué han decidido no entregar la tarjeta sanitaria a quien lleve empadronado menos de 6 meses?

-Queremos evitar que suceda aquello que dijo un escritor británico que vive en el Empordà: exigió que siguiéramos dando la tarjeta al día siguiente de tener domicilio (como ahora) porque quiere seguir invitando a sus amigos ingleses que vienen a operarse a Catalunya. Dice que aquí lo hacen mejor que en su país. Hablo de Tom Sharpe. Esta medida no afectará a los inmigrantes que vienen a trabajar.