05 jun 2020

Ir a contenido

ASÍ EMPEZÓ LA GUERRA CIVIL

Diario del golpe

ERNEST ALÓS

El 17 a las 17. El 17 de julio de 1936, a las cinco de la tarde, debía empezar la rebelión militar en Marruecos, para extenderse a España paulatinamente entre el 18 y el 21 de julio. Este es un diario de una conspiración militar que desde el primer día proyectó una carnicería.

Domingo 16 de febrero
CONTRA LAS URNAS
El Frente Popular vence de forma apurada en las elecciones a las Cortes, con 4,6 millones de votos, 151.000 más que la unión de las derechas. El programa frentepopulista propugna reemprender las reformas sociales prometidas con el advenimiento de la República. El general Francisco Franco, jefe del Estado Mayor, y el líder derechista José María Gil-Robles proponen anular las elecciones y una acción militar inmediata, que el director de la Guardia Civil y el ministro de la Guerra rechazan. El desprecio a la vía democrática no será consecuencia de la gestión del Gobierno de izquierdas, sino la reacción que militares y derechas se plantean de entrada ante la derrota electoral.

Viernes 21 de febrero
MEDIDAS PREVENTIVAS
El nuevo Gobierno de Azaña, un gabinete republicano moderado, sin ministros socialistas, destina a plazas periféricas a los militares más peligrosos: Franco a Canarias, Goded a Baleares y Mola a Pamplona. Irónicamente, esta decisión dibuja cuál será el mapa del alzamiento militar.

Domingo 8 de marzo
LA PRIMERA REUNIÓN
Primera reunión en Madrid «para acordar un alzamiento que restableciera el orden», horas antes de la marcha de Franco. Acuden Mola, Franco, Rodríguez del Barrio, Fanjul, Varela, Orgaz, Saliquet y Kindelán. Se reconoce al exiliado Sanjurjo como jefe. Franco insiste en esperar a que la situación se agrave.

Viernes 14 de marzo
BRAVATAS FALANGISTAS
José Antonio Primo de Rivera
es detenido después de que pistoleros falangistas tirotearan al socialista Luis Jiménez de Asúa. Desde la cárcel llamará a una «gran tarea de reconstrucción nacional» que llegará después de una «santa cruzada de violencia».

Miércoles 25 de marzo
LA PRESIÓN DEL CAMPO
Presión campesina para que el Gobierno vaya más allá de la reforma agraria de 1932. En Badajoz, 60.000 campesinos movilizados por los socialistas ocupan 3.000 fincas. Durante esos meses se distribuyen 555.000 hectáreas, poniendo en pie de guerra a los terratenientes. La embajada británica alarma a su Gobierno informando de que las condiciones «son muy similares a aquellas de la Rusia anterior a la revolución bolchevique».

Miércoles 15 de abril
LA DERECHA HABLA
Las Cortes destituyen a Niceto Alcalá Zamora como presidente. Gil-Robles responde amenazante en las Cortes, una semana después: «La mitad de la nación no se resigna implacablemente a morir. Si no puede defenderse por un camino, se defenderá por otro (...) cuando la guerra civil estalle en España, que se sepa que las armas las ha cargado la incuria de un Gobierno».

Jueves 23 de abril
RETÓRICA REVOLUCIONARIA
Durante la primavera se desarrollan concentraciones públicas de las milicias socialistas y comunistas. El 23 de abril desfilan 35.000 personas por la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla.

Sábado 25 de abril
LA VIOLENCIA DE MOLA
Primera instrucción reservada de Mola. Que la represión será encarnizada, con ejecuciones sumarias de los militares que no se sumen al golpe, de las autoridades republicanas y de los militantes de izquierdas es una decisión clara desde el primer momento: «Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo».

Lunes 11 de mayo
LARGO, IRRESPONSABLE
Azaña accede a la presidencia de la República. El sector radical del PSOE, dirigido por Largo Caballero, impide que los socialistas entren en el Gobierno con Prieto, cabeza de la sección moderada. El republicano Casares Quiroga, que demostrará su incapacidad para atajar la conspiración a pesar de las numerosas pruebas, quedará al frente del Gobierno, mientras el ala izquierda del PSOE sigue desestabilizándolo. Mientras, la CNT descarta en Zaragoza la vía insurreccional.

Lunes 18 de mayo
LA INICIATIVA MILITAR
Mola establece que se formen juntas militares en cada división orgánica y provincia a cargo de oficiales de la Unión Militar Española, de quienes dependerán los sectores civiles implicados. El 18 de mayo queda constituida la Junta Militar de Defensa Militar de Catalunya, presidida por el teniente coronel Francisco Isarre.

Martes 19 de mayo
DISCURSO TREMENDISTA
Calvo Sotelo insinúa que el Ejército debe actuar. La derecha describe un panorama de desorden generalizado. La violencia política durante el periodo se cobra 444 muertes: entre ellas, más de izquierdas que de derechas, y ningún sacerdote o religioso. Casares Quiroga presenta un programa en el que se declara beligerante ante el «fascismo que quiere una guerra civil» pero advierte a las izquierdas de que tampoco tolerará «actos de violencia». Todos lo desbordarán.

Lunes 25 de mayo
PRIMER PLAN DE REBELIÓN
Primera instrucción de Mola en la que fija planes militares.Deben caer sobre la capital columnas de tres divisiones orgánicas: la 7ª (Valladolid), la 5ª (Zaragoza) y la 6ª (Burgos). La 8ª (La Coruña) y 4ª (Barcelona) deben limitarse a «mantener a raya a las masas proletarias». La 3ª (Valencia) debe amenazar a Madrid o apoyar a Barcelona si esta peligra. Mola no cuenta con ganar Madrid y Sevilla, y ordena que Marruecos, Canarias y Baleares queden «en actitud pasiva» como reserva.

Viernes 5 de junio
EL OBJETIVO
Mola establece los objetivos políticos iniciales de los sublevados. Deberá constituirse un Directorio Militar que creará un «Estado fuerte y disciplinado» y que durante su periodo de gestión se comprometerá a «no cambiar el régimen republicano». El restablecimiento de Alfonso XIII (que rechazarían falangistas, carlistas y parte de los generales) no está en el orden del día.

Viernes 12 de junio
UN GOBIERNO CÁNDIDO
Casares Quiroga propone al sospechoso Yagüe dejar su mando en Ceuta. El coronel, al frente de los preparativos en Marruecos, se niega. Casares cree en su «palabra de honor» de no rebelarse y lo mantiene en este destino clave.

Miércoles 17 de junio
UN PÍCNIC EN CANARIAS
Franco se reúne con jefes y oficiales de Tenerife en los pinares de la Esperanza. «Nos juramentamos a seguir ciegamente y con fe inquebrantable, dándole así la confianza plena en estas guarniciones», explica uno de los presentes.

Sábado 20 de junio
ÁFRICA ENTRA EN JUEGO
Quinta instrucción reservada de Mola, que modifica el plan militar del golpe. Incorpora a la marcha sobre Madrid a dos columnas del Ejército de Marruecos que deben cruzar el Estrecho y marchar hacia la Meseta por Despeñaperros. Franco y Yagüe dejan de tener un un papel secundario en el dispositivo militar. «Ha de advertirse a los tímidos y vacilantes que aquel que no esté con nosotros está contra nosotros», anuncia Mola. En todas las guarniciones, los sublevados ajustan sus turnos de vacaciones para estar en sus puestos a finales de julio.

Martes, 23 de junio
EL SIBILINO FRANCO
Carta de Franco a Casares Quiroga. Le sugiere que el Ejército será leal si se le trata con propiedad. ¿Aún duda de sumarse al golpe, temeroso de un fracaso (una actitud que irritaba al resto de sublevados, que llegan a apodarle Miss Canarias 1936) o se trata de un engaño? «Franco no hará nada que le comprometa: estará siempre en la sombra, porque es un cuco», comenta Sanjurjo.

Sábado 27 de junio
UN SECRETO A VOCES
El Estado Mayor Central alerta de un «inmediato movimiento militar» que «partirá de provincias o tal vez de África» y argumentará que quiere prevenir un golpe «violento de izquierdas» del que «no hay noticias algunas que permitan creer de su realización».

Domingo 5 de julio
UN AVIÓN PARA FRANCO
Juan Ignacio Luca de Tena, propietario del ABC, encarga a su corresponsal en Londres, Luis A. Bolín, que alquile un avión para trasladar a Franco de Canarias a Ceuta, para ponerse al frente del Ejército de Marruecos.

Sábado 11 de julio
QUEIPO SE PREPARA
Queipo de Llano, responsable de los carabineros, llega a Sevilla para asegurar el éxito del golpe ante la resistencia de los oficiales de máxima graduación de la capital andaluza. A menudo se olvida que solo 5 de los 11 comandantes de las divisiones orgánicas y comandancias y 4 de los 21 generales de división se rebelarán.

Domingo 12 de julio
FRANCO, ESPECULANDO
Franco envía un mensaje en clave que irrita a Mola («geografía poco extensa»), en el que indica que aún no está dispuesto a pronunciarse. En cambio Yagüe, tras las maniobras del Ejército de África en el Llano Amarillo, escribe a Mola para asegurarle que todas las fuerzas estarán en sus bases, esperando órdenes, el 16 de julio. «Tengo todo preparado; los bandos de guerra hechos. No dudo un momento en el triunfo». Mola se plantea seguir sin Franco y pedir a Sanjurjo que se ocupe de Marruecos.

Lunes 13 de julio
EN EL PEOR MOMENTO
Miembros de la Guardia de Asalto vengan el asesinato del teniente Castillo por un grupo de falangistas, la noche anterior, matando al diputado monárquico José Calvo Sotelo. El mecanismo del golpe ya estaba en marcha antes, pero el asesinato acaba de decidir a algún indeciso. Es el caso, de creer en sus palabras, de Franco.

Miércoles 15 de julio
TODOS EN SUS PUESTOS
Los carlistas se suman al movimiento. Hasta ese momento, su dirigente, Fal Conde, había puesto como condición que se liquidara la República de forma inmediata para proclamar al pretendiente Javier de Borbón regente. Entre el 15 y el 17 de julio llegan a los líderes sublevados mensajes en clave que indican que el golpe empezará en Melilla, «el 17 a las 17». A partir de ese momento, se debe producir una serie de levantamientos en cadena. Mola renuncia a una acción simultánea para evitar una salida en falso si se lanza una contraorden y esta no llega a todos. Esta opción, en cambio, ofrecerá posibilidades de reacción al Gobierno. Se constituye el Comité Nacional de Defensa Confederal de la CNT-FAI-AIT ante un golpe que «no puede ni debe ser una sorpresa».

Jueves 16 de julio
UNA MUERTE OPORTUNA
El comandante de Las Palmas, Amadeo Balmes, muere de un tiro al probar una pistola. Eso permitirá a Franco abandonar Tenerife para asistir al entierro en Gran Canaria, donde sospechosamente ya le estaba esperando el Dragon Rapide. «A todas luces da la impresión de ser un asesinato bien planeado», opina el historiador Ángel Viñas.

Viernes 17 de julio
LA CARNICERÍA EMPIEZA
El general Batet se entrevista en Irache por la mañana con el general Mola para disuadirlo. Este le da su palabra de honor de que no se sublevará. A las 5 de la tarde los rebeldes salen a la calle en Melilla. Al anochecer suenan las cornetas y tambores y se lee un bando firmado por Franco: «Hago saber: una vez más, el Ejército, unido a las demás fuerzas de la nación, se ha visto obligado a recoger el anhelo de la gran mayoría de españoles (...) se trata de restablecer el imperio del orden dentro de la República, no solamente en sus apariencias o signos exteriores sino en su misma esencia». En todo el protectorado se aplican las normas de ejecución previstas por Mola, que se repetirán en toda España: destitución de los jefes militares fieles, declaración del estado de guerra, ocupación de los centros de poder civil y servicios públicos, detención de los militantes de izquierdas y ejecuciones sumarias. En la noche del 17 al 18 de julio hay solo en Marruecos 225 fusilados.

Sábado 18 de julio
EL DÍA DE FRANCO
A las 5.15 horas, Radio Las Palmas difunde el bando de Franco que acaba con una proclama: «fraternidad, igualdad y libertad». A las 8.30 horas, el Gobierno de la República radía un comunicado. «Se ha frustrado un nuevo intento criminal contra la República. (¿) el Gobierno declara que el movimiento está circunscrito a determinadas ciudades del Protectorado y que nadie, absolutamente nadie, se ha sumado en la Península». Lo peor no es que las autoridades republicanas se engañen, sino que apenas toman medidas preventivas. A las 10 horas, el coronel Sáez de Buruaga envía un telegrama a Franco comunicando que son «dueños absolutos de todas las plazas de Marruecos» y que puede aterrizar en Tetuán o Larache para que fuerzas de Marruecos se pongan «a sus órdenes». A las 14 horas despega el Dragon Rapide de Gando. Hace escala en Casablanca, con Franco de civil y con el bigote afeitado, y no llegará a Tetuán hasta el día siguiente. Aunque el 18 de julio sea la fecha que pasa a la historia (a pesar de que Franco en ese momento solo aspiraba a obtener el Alto Comisariado de Marruecos), ese día solo sale a la calle el Ejército en Canarias, Sevilla, Córdoba y (sin éxito) en Málaga.

Domingo 19 de julio
EL DÍA DE LA VERDAD
El 19 de julio, a las horas fijadas, se desarrolla el grueso de la revuelta. Alzamientos exitosos en Ávila, Burgos, Cáceres, Cádiz, Huesca, Logroño, Oviedo, Palencia, Mallorca, Pamplona, Salamanca, Segovia, Soria, Teruel, Valladolid, Vitoria, Zamora y Zaragoza, y finalmente derrotados en Ciudad Real, Barcelona, Girona, Madrid, Lleida y Albacete. Resistencia desigual de milicias obreras y fuerzas de seguridad.

Lunes 20 de julio
EL JEFE SE ESTRELLA
Se estrella la avioneta que debía trasladar a Sanjurjo a Burgos para tomar el mando. En Madrid, asalto al cuartel de la Montaña, donde se habían encerrado los insurrectos. Goded se rinde en Barcelona. Siguen los pronunciamientos en La Coruña, Granada, León, Lugo, Orense y Pontevedra,

Martes 21 de julio
EL ÚLTIMO DÍA DEL GOLPE
Últimos movimientos, todos ellos frustrados, en Toledo, San Sebastián, Guadalajara y Almería. El golpe es derrotado donde las fuerzas de seguridad y los militantes de izquierda resisten conjuntamente (Barcelona, Madrid, Málaga, Gijón, San Sebastián) y ni siquiera llega a producirse en lugares donde los rebeldes son débiles o han sido desactivados (Alicante, Valencia, Badajoz, Bilbao, Castellón, Cuenca, Huelva, Jaén, Murcia, Santander y Tarragona). En bastiones obreros donde los sindicatos no tienen a su lado a la Guardia Civil y la Guardia de Asalto (Sevilla, Zaragoza) el golpe triunfa. Y no encuentra resistencia donde cuenta con una base social amplia y armada (Navarra y parte de Castilla la Vieja).

Jueves 23 de julio
VIOLENCIA INSTITUCIONAL
Queipo de Llano: «Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombre de verdad. Y, a la vez, a sus mujeres. Esto es totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen». La represión bate récords de salvajismo en Andalucía: 47.400 ejecutados.

Viernes 24 de julio
AÚN SON CUATRO
Se forma la Junta de Defensa Nacional, presidida por el general Miguel Cabanellas, el general con más antigüedad. Mola, Queipo de Llano y Franco reciben el mando de los ejércitos del Norte, del Sur y de África. Franco aún deberá maniobrar para obtener el mando supremo.

Sábado 25 de julio
EL CONFLICTO
Dos empresarios alemanes enviados por Franco se entrevistan con Hitler, que decide ofrecer apoyo aéreo a los rebeldes para trasladar sus tropas a la Península. El 28 de julio empieza a llegar material ofrecido por Mussolini.

Martes 28 de julio
EMPIEZA LA GUERRA
El Foreign Office califica por primera vez en un informe la revuelta como «Spanish Civil War». Ese mismo día el Gobierno de la República autoriza al Ministerio de la Guerra a declarar «zona de guerra» las áreas en las que se desarrollen operaciones militares y la Junta de Defensa Nacional del Ejército rebelde emite un bando que extiende el estado de guerra a todo el territorio. Han fracasado tanto el golpe de Estado tal y como se había planificado en los últimos meses como los intentos de la República de sofocar la sublevación. Empiezan tres años de contienda fratricida.