Un proceso controvertido

La policía manda a Italia pruebas que exculpan al lavacoches de Montgat

La embajada española en Italia pretende que las pruebas sean aceptadas por la jueza del caso

Un contrato y un testigo indican que Óscar Sánchez estaba en el Maresme cuando se le ubicó en Roma

Concentración vecinal en Montgat en petición de justicia para Óscar Sánchez el pasado mayo.

Concentración vecinal en Montgat en petición de justicia para Óscar Sánchez el pasado mayo. / ANNA MAS

Se lee en minutos
A. BAQUERO / M. CATANZARO
BARCELONA

El caso de Óscar Sánchez, el lavacoches de Montgat (Maresme) condenado por las autoridades italianas como capo del narcotráfico, ha dado un nuevo giro. Tras la publicación en EL PERIÓDICO de varios artículos en los que se detallaban indicios de que este vecino de Montgat podía haber sido víctima de una suplantación de identidad, el Cuerpo Nacional de Policía decidió abrir una investigación en el curso de la cual se han hallado pruebas que demostrarían la inocencia de Sánchez. El lavacoches fue detenido en el verano del 2010 y extraditado a Italia, donde en mayo se le condenó a 14 años de prisión bajo la acusación de ser un narcotraficante. En Nápoles, Sánchez se enfrenta hoy a un nuevo juicio por la segunda línea de investigación del mismo caso.

Los Carabinieri sostienen que Sánchez es el narcotraficante que investigaban basándose en el hecho de que identificaron a ese individuo dos veces en Italia y que las dos, al serle requerida la documentación, mostró el DNI del vecino de Montgat. La primera identificación fue el 9 de enero del 2006 en Nápoles, en compañía de destacados representantes de clanes de la Camorra (mafia napolitana). La segunda fue el 2 de febrero del 2006, cuando se le identificó en el Hotel Jolly Midas de Roma, adonde llegó acompañado por otras dos personas y donde se registró con el DNI de Sánchez.

FINIQUITO DE TRES DÍAS / Los agentes de la Jefatura Superior de Policía de Catalunya han encontrado pruebas documentales y testimoniales de que ese 2 de febrero, cuando las autoridades italianas dicen que estaba en Italia, Óscar estaba en Montgat trabajando. La Jefatura ha remitido de forma urgente esas pruebas a la Embajada de España en Roma, donde la Consejería de Interior, ante el riesgo de que un español inocente esté en prisión, está trabajando para que la justicia italiana revise el caso.

La primera prueba hallada por los policías de que Sánchez se encontraba en España es un finiquito firmado por él con la Cordelería Rogi de Montgat por un contrato de trabajo de tres días y por el que cobró 90 euros. Los días de ese contrato son 1, 2 y 3 de febrero del 2006. El 2 se supone que estaba en Italia.

Además, los investigadores han dado con otra prueba clave, pues han localizado a una de las dos personas que acompañaban al narcotraficante en el hotel de Roma. Tras ser interrogada por la policía, a esa persona se le mostró una foto de Sánchez y aseguró que el lavacoches no era su acompañante y que no le había visto nunca. Esa persona ha seña-

lado a la policía que el narco a quien las autoridades italianas buscaban, que le acompañaba en el hotel y que creen que es Sánchez

cumple condena en España.

Las autoridades italianas ubican a Sánchez en ese mismo hotel el jueves 1 de junio del 2006. Sin embargo, la propietaria del autolavado en el que trabajaba ha revisado las hojas de salario de Sánchez y ha confirmado a este diario que también estaba en Montgat. «El jueves 1 de junio trabajó, pues su día de fiesta semanal fue el martes», dice la exjefa.

PARAR LA MAQUINARIA JUDICIAL / Ahora, los responsables de la Consejería de Interior de la embajada comunicarán esas pruebas a las autoridades judiciales italianas, con la intención de que eso pueda parar el juicio al que Sánchez debe enfrentarse hoy y, en el caso de que no se llegue a tiempo, para que los dos procesos judiciales se revisen lo antes posible. La intención es que las autoridades judiciales italianas reclamen las pruebas que ha enviado la Policía Nacional para que así puedan ser introducidas en el proceso

Noticias relacionadas

judicial.

Fuentes cercanas al casos sostienen que el resultado de esas pruebas no va a ser inmediato, pues la maquinaria judicial ya está en marcha.