MANIPULACIÓN PSICOLÓGICA

Crecen las sectas con tapaderas sanitarias

Grupos coercitivos adoptan la apariencia de centros de terapias alternativas

1
Se lee en minutos
ELENA PARREÑO / Barcelona

Atención e Investigación de Socioadicciones (AIS) recibe cada año entre 150 y 200 peticiones de ayuda de familiares de personas que han entrado en ungrupo coercitivo, últimamente casi siempre relacionados con lasnuevas terapias. "Viene la familia preocupada, muchas veces cuando el familiar ya está dentro del grupo", dice Laura Merino. Hay quien se queda en él y lleva una vida "más o menos normalizada pero no satisfactoria". Otros casos se resuelven con éxito tras unaintervenciónque ayude a las víctimas aser críticas. Suelen quedarlessecuelas psicológicas en forma demiedos,sentimiento de culpa,depresiónytrastornosagravados por ladependencia grupal.

EnEspañanacen y desaparecen cada añodecenas de grupos demanipulación psicológica. Persisten loscolectivos religiosos, filosóficos, culturales ypolíticos, pero crecen de forma notable los grupos coercitivos que actúan bajo laapariencia de centros terapéuticosy proponen todo tipo deterapias alternativaspara lograr bienestar y curación. Algunas incluso afirman quecuran el cáncer. "Hace 10 años eran grupos más decorte hinduistaoreligioso-cristiano. Ahora tienen más trascendencia losterapéuticos, esotéricos y de la nueva era, por la llegada del 2012 [año sobre el que recae una profecía más de la llegada del fin del mundo]", explica Merino, terapeuta de AIS, una de las entidades que asesoran a personas afectadas porfenómenos sectarios.

Noticias relacionadas

Técnicas como lameditacióno elyogay ramas científicas como lafísica cuántica, entre otras, son a veces usadas de forma fraudulenta como gancho, mezcladas con teorías con las que no tienen relación. El resultado es unmensaje reduccionistapero atractivo, vinculado a una exigencia deentrega emocionaly finalmente deexplotación económica. "La gente piensa que el tema de las sectas tiene que ver con un movimiento que se quedó en los años 70. No, han cambiado las maneras de funcionar, pero siguen existiendo", añade Merino.

>> Más información en e-PeriódicoMás información en e-Periódico