25 nov 2020

Ir a contenido

PREVISIONES METEOROLÓGICAS

La Aemet augura un verano más caluroso de lo habitual en toda España

La primavera ha sido la más cálida en Catalunya desde que en 1951 empezó el recuento de datos

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

Las temperaturas del próximo verano serán superiores a la media de las últimas décadas en el conjunto de España, aunque muy particularmente en el litoral mediterráneo y Andalucía, mientras que las lluvias se mantendrán en los valores habituales, según ha explicado Antonio Conesa, delegado en Catalunya de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), al presentar el balance actual de la temporada y las previsiones estacionales.

Conesa, no obstante, ha destacado que las previsiones a largo plazo deben observarse con suma cautela porque todavía son “experimentales”. La previsión de la Aemet se fundamenta en un modelo de cálculo elaborado por el Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo (ECMWF). En cualquier caso, un verano caluroso no sería ninguna novedad puesto que desde el año 2003, que batió todos los récords, no ha habido en España un trimestre veraniego relativamente fresco, es decir, con temperaturas inferiores a la media de las últimas décadas.
 
Lo que sí está claro, ha añadido Conesa, es que la primavera agrometeorológica del 2011, que equivale a los pasados meses de marzo, abril y mayo, fue la más cálida en el conjunto de España y también en Catalunya desde que en 1951 empezaron a hacerse medias de este tipo. La anomalía en Catalunya, que fue 2,3 grados superior al promedio histórico, se fundamentó en un espectacular mes de abril (+3,8º) que además incluyó numerosos récords de máximas, como en la ciudad de Lleida. Mayo fue también caluroso, aunque en menor medida (+2,6º), mientras que marzo fue el mes que más se acercó al promedio (+0,5º).  

Máximas en el Pirineo

En Catalunya, las temperaturas más anormalmente altas correspondieron al Vall d'Aran y al resto del Pirineo, mientras que las más bajas, siempre con respecto a la media histórica, se registraron en las comarcas del Ebro.
 
El periodo marzo-mayo en el conjunto de España (media de los principales observatorios) tuvo una temperatura media de 15,3º, es decir, 2,3º por encima del valor medio empleado generalmente como referencia, 1971-2000. El 2011 pasa ocupar el primer lugar del ránking por delante de 1997 y el 2006.
 
El mes de junio empezó con temperaturas frescas, ha comentado Antonio Conesa, pero en los últimos días se ha recuperado la normalidad y ahora se espera una progresiva intensificación del calor. De hecho, la Aemet asume que en el conjunto de España ya se ha entrado de pleno en el verano. Este fin de semana podrán alcanzarse los 40º en los puntos más cálidos del valle del Guadalquivir.