Ir a contenido

la condena del inspirador del movimiento

Hessel ve "intolerable" el intento de "paralizar las instituciones"

JUAN FERNÁNDEZ

En un comunicado redactado y enviado desde su apartamento de París y difundido por la editorial Destino -el sello que ha publicado en España su panfleto ¡Indignaos!-, Stéphane Hessel condenó ayer los «graves sucesos» ocurridos el miércoles ante el Parlament. El autor de la obra que ha puesto nombre a los seguidores del movimiento 15-M expresó su «más firme rechazo» de cualquier tipo de «agresión, coacción, insulto o actitud violenta empleada por grupos minoritarios, aprovechando la legítima y pacífica ola de indignación que ha recorrido las ciudades españolas desde el pasado 15 de mayo».

En su mensaje, Hessel recuerda que desde el principio ha apoyado la movilización pacífica que se ha desarrollado en España en el último mes para protestar contra la «economía deshumanizada» y los «déficits democráticos» de la sociedad, pero subraya que este movimiento siempre se ha servido de vías pacíficas. El exdiplomático y activista político considera «intolerable» todo intento de «paralización de las instituciones de representación democrática», como el vivido en Barcelona, y recuerda que eso no tiene nada que ver con la resistencia que él propone en su manifiesto. «No debemos permitir que algunos grupos, desde dentro o desde fuera del movimiento de los indignados, intenten aprovechar esos hechos para enturbiar el buen fin», añade.

Hessel, quien en su nuevo libro, ¡Comprometeos!, invita a la participación y la acción a los mismos jóvenes a los que en su anterior obra animaba a indignarse, se manifiesta asimismo esperanzado con que los «indignados españoles» encuentren «su camino para seguir expresando ese compromiso hacia el futuro». Pero este, en su opinión, debe mantener «la misma actitud pacífica y dialogante con que irrumpieron en la escena pública».

Temas: Indignados

0 Comentarios
cargando