tercer día de movilizaciones ciudadanas GESTADAS en LA RED

Miles de indignados vuelven a las calles en la recta final electoral

La «desobediencia civil pacífica» rebasa su origen en redes sociales y se expande por todo internet

Madrid, con 3.000 personas en la Puerta del Sol, encabeza las protestas en decenas de ciudades

Concentración de protesta en la Puerta del Sol de Madrid, ayer.

Concentración de protesta en la Puerta del Sol de Madrid, ayer. / JOSÉ LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
RAFA JULVE
BARCELONA

Ya no son aquellas cadenas de SMS que congregaron a centenares de personas ante las sedes del PP tras los atentados del 11 de marzo del 2004 y a pocos días de las elecciones generales. Ya no son aquellas caceroladas que resonaban en el 2003 contra la guerra de Irak. Es la fuerza de internet, con Facebook como plataforma de despegue, la que ayer volvió a sacar a la calle a miles de ciudadanos indignados con los políticos y con la banca, por citar dos objetivos comunes de un colectivo que engloba a gente de toda edad y condición.

Desde estudiantes y desempleados hasta trabajadores agobiados por la hipoteca y personas enojadas por los recortes se citaron por tercera jornada consecutiva en plazas y avenidas para explicitar su enfado justo cuando la campaña electoral afronta los últimos días.

En la plaza de Catalunya de Barcelona se congregaron unas 600 personas, la mayoría jóvenes. Pasadas las dos de la madrugada, la Guardia Urbana les pidió que retiraran tiendas, carros y botellas para que los equipos de limpieza pudiesen trabajar y que luego podrían volver. Los concentrados respondieron que debían decidir en asamblea la decisión.

En la Puerta del Sol de Madrid fueron más de 3.000, los más activos de los cuales se planteaban al cierre de esta edición volver a acampar en el kilómetro 0 después de que los desalojaran el día anterior. También hubo concentraciones en Valencia, Zaragoza, Palma, Sevilla, Bilbao. En total, según uno de los colectivos convocantes, Democracia Real Ya, hubo «más de 60» municipios con «más de 130.000» participantes en las protestas, «organizadas por ciudadanos anónimos» a través de las redes socialeson line.

BATALLA GANADA / Algunos de ellos se manejan como nadie por el ciberespacio. Por eso a Facebook, Tuenti y Twitter se han unido como altavoces de la indignación otros mecanismos. Ayer había webs que retransmitían en directo lo que sucedía en la Puerta del Sol. También había blogs de grupos acampados en algunas poblaciones. Meneame.net, contenedor de noticias colgadas por los usuarios, rebosaba de enlaces a informaciones sobre estas acciones. Youtube ofrecía vídeos diversos... En definitiva, en la calle quizá puedan considerarse aún en minoría, pero en la red están empezando a ganar batallas. Sus mensajes se han despojado de la sordina inicial y las reivindicaciones ya suenan más nítidas, tanto las anónimas e individuales como las de colectivos que antes se habían movilizado contra la globalización, contra laley Sindeo contra el plan universitario de Bolonia.

Noticias relacionadas

Con mensajes ingeniosos como «No hay pan para tanto chorizo», el autodenominado movimiento 15-M (en referencia al día en que su protesta salió a la calle) quiere demostrar que su combate no es políticamente correcto, que no está ligado ni a partidos ni a sindicatos, pero sus integrantes insisten en que sus acciones siempre van por la vía pacífica.

EVITAR ALTERCADOS / «Un grupo de asistentes se encargará de que no se produzcan altercados y para identificarse utilizarán un chaleco reflectante con una insignia», explicó un concentrado de Madrid. «Los alborotadores no son bienvenidos a los actos de «desobediencia civil pacífica».

Temas

Indignados