Ir a contenido

ALERTA A LOS CIUDADANOS

La UE ve riesgos en el mercurio y la radiación de las luces ahorradoras

Los efectos en la salud de las lámparas de bajo consumo dividen a los científicos

MICHELE CATANZARO / Barcelona

Las grandes ventajas de las bombillas de bajo consumo tendrán que reevaluarse ante las dudas que algunos expertos plantean respecto a sus efectos sobre la salud. El ahorro energético de las llamadas luces fluorescentes compactas está fuera de discusión: duran hasta 15 veces más que las bombillas de incandescencia y consumen hasta 10 veces menos. Sin embargo, el Comité sobre los Riesgos de Salud Emergentes y de Nueva Identificación (SCENIHR) de la Comisión Europea (CE) publicará en marzo un informe que alerta sobre posibles riesgos.

Una directiva europea prohíbe la venta de bombillas de incandescencia más allá del 2016, y los fluorescentes compactos son los principales sustitutos. Según la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación Anfalum, su mercado ha aumentado en un 600% en 10 años.

Todos los expertos consultados por EL PERIÓDICO reconocen que el mercurio contenido en estas lámparas representa un problmea: si se dispersa en el ambiente (por ejemplo en el caso en que las bombillas se rompan o no se reciclen), acaba en el cuerpo humano a través de la cadena alimentaria. Hay menos acuerdo sobre otro problema planteado por los expertos del SCENIHR: la radiación ultravioleta que estas bombillas emiten podría dañar las proteínas y el ADN de la piel. Algunos expertos observan que está por averiguar si los niveles de exposición reales pueden plantear un problema.

>> Más información en e-Periódico

0 Comentarios
cargando