UN VIEJO PROYECTO

El Empordà y el Penedès aspiran a albergar el hipódromo catalán

Bàscara y Subirats se postulan para la capitalidad ecuestre en busca de un impulso a sus economías

Los empresarios hípicos ofrecen incentivos a las dos localidades para implantar su negocio en Catalunya

1
Se lee en minutos
JOSÉ I. CASTELLÓ

Los empresarios del Turf, nombre que se da a las carreras de caballos, quieren dar un impulso definitivo a su negocio en Catalunya. El domingo se reunirán en Vila-seca (Tarragonès) con representantes municipales de Bàscara (Alt Empordà) y Subirats (Alt Penedès), las dos únicas localidades que disponen de un proyecto de construcción de un hipódromo en suelo catalán, una vieja idea que desde mediados del siglo pasado intenta concretarse.

La propuesta de la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar Española (SFCCE), la organización que rige las carreras ecuestres, será aportar recursos en forma de ayudas e incentivos para integrar un futuro hipódromo catalán en el negocio hípico español. Ofrecerá patrocinadores, participantes, asesoramiento, carreras y centros de entrenamiento. El plan del sector es fomentar el crecimiento de la afición, de los propietarios y de la celebración de carreras en recintos de segunda hasta la definitiva construcción de un hipódromo. "Cualquier propuesta que exista nos va a interesar", dice su presidente, Manuel García Orozco.

Las dos propuestas

Noticias relacionadas

El Equus Parc de Bàscara es una vieja aspiración de su alcalde, Lluís Lloret (CiU), que vio esfumarse su idea de construir un parque temático ecuestre con hipódromo incluido hace unos años, con el inicio de las obras del AVE. "El escaléxtric de infraestructuras acabó con nuestro plan. Ahora tenemos una pista en un espacio de 12 hectáreas a la espera de concretar un nuevo gran proyecto que haga realidad nuestro sueño", dice. En Subirats, su alcalde, Antoni Soler (ERC), promueve desde hace tiempo la idea del Equestrian Penedès, que se financiaría con capital privado y se complementaría con una oferta turística basada en el cava.

El sector calcula que las carreras dan trabajo a 5.000 personas y factura más de 50 millones de euros anuales en España. El último año ha crecido un 10% el número de pruebas disputadas y un 8% los premios repartidos. Un hipódromo recauda por jornada unos 300.000 euros en apuestas.