REACCIONES A LA NUEVA NORMA

Detenido un hombre en Barakaldo tras amenazar a una enfermera que le recriminó por fumar en el hospital

El dueño de una sidrería en Vizcaya destroza a mazazos la máquina de tabaco de su local en protesta por la entrada en vigor de la prohibición

Un hostelero vasco demuestra su desacuerdo con la nueva ley antitabaco destrozando una máquina expendedora.

2
Se lee en minutos

La Ertzaintza ha detenido en el Hospital de Cruces (Barakaldo, Vizcaya) a un hombre de 31 años tras insultar y amenazar a una enfermera que le llamó la atención por fumar dentro de las instalaciones sanitarias, ha informado la policía vasca.

La policía acudió al hospital tras un aviso del servicio de seguridad del centro sanitario que alertaba de un altercado protagonizado por un paciente. Al parecer, este hombre, que se encontraba ingresado en una de las plantas del hospital, había amenazado e insultado a una auxiliar de enfermería tras llamarle esta la atención por fumar.

Al llegar la patrulla policial, el paciente adoptó una actitud agresiva con los agentes y tuvo que ser reducido y detenido. El arrestado, que no tenía antecedentes policiales, recibió el alta médica para poder ser trasladado a la comisaría y pasará a disposición judicial.

Protesta simbólica en Otxandio

Por otra parte, el dueño de una sidrería de Otxandio (Vizcaya) ha destrozado a mazazos la máquina de tabaco de su establecimiento en señal de protesta por la entrada en vigor de la prohibición, que en su opinión, el hostelero repercutirá de forma negativa en su negocio. "Llevamos 3 años en caída y esto ya nos remata. Si el Gobierno dice que no puedo fumar en mi propio local, tampoco se va a llevar un duro del tabaco", ha declarado Pedro Mari Garaialde, gerente del restaurante, tras dejar la máquina inservible.

"Es una demagogia que nos permitan vender cigarros pero que no dejen fumar. Si quieren que la gente lo deje, que no aumenten los puntos de venta de tabaco como están haciendo, porque el fumador ya sabe dónde lo puede compra", ha concluido.

La federación vasca de hostelería ha pedido a todos sus asociados que retiren las 7.000 máquinas expendedoras de tabaco de sus bares, como muestra de su desacuerdo con la nueva normativa.

Incumplimientos en centenares de locales

Mientras, la entrada en vigor de la ley antitabaco ha originado más de mil denuncias de particulares y varios incidentes entre fumadores y no fumadores en los primeros días. Las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas han informado de varios centenares de locales que incumplen la normativa, en general relacionados con la cartelería que anuncia la prohibición total de fumar.

Noticias relacionadas

Entre las anécdotas cabe destacar un enfrentamiento entre clientes de un local de la localidad cacereña de Montehermoso que se ha saldado con casi 20 puntos de sutura en la cara del propietario del bar. También cabe destacar el hecho de que el propietario del Asador Guadalmina, de Marbella, que había anunciado su intención de no cumplir la ley, ha asegurado hoy que pondrá una denuncia contra la pareja de policías que ha identificado a los clientes que estaban fumando dentro del establecimiento.

De esta manera, la organización de consumidores FACUA ha registrado hasta las cinco de la tarde de este martes 1.014 denuncias, de las que la mayor parte proceden de las comunidades de Andalucía (246), Madrid (149) y Catalunya (128). El portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, ha explicado que las denuncias estarán dirigidas contra los establecimientos hosteleros y los organismos públicos que transgredan la normativa y no contra particulares.