04 jul 2020

Ir a contenido

RELIGIÓN CATÓLICA

La Iglesia apuesta por internet para evangelizar a los jóvenes

El Vaticano aconseja a los religiosos utilizar la red para acercarse a los fieles

Cada vez son más los sacerdotes que están presentes en las redes sociales

ALBA G. LAGUNA
VALENCIA

El padre Javier Muñoz tiene 140 feligreses y 1.582 amigos en Facebook. Hace un año y medio que abrió su cuenta en la red social. Utiliza internet para asesorar a aquellos que le piden consejo pero no pueden acercarse hasta Novelda (Alicante), donde tiene su parroquia. Además de en España, sus agregados están en Latinoamérica y en el resto de Europa. «No saber inglés es un obstáculo -reconoce-, pero hablo italiano, y con algunos curas me comunico en latín». Cada día dedica un rato a contestar a sus contactos: «Empecé con media hora que se ha acabado convirtiendo en hora y media, y creo que en el futuro irá a más». Ahora está pensando si iniciarse también en Twitter.

LAS LIMITACIONES DE LA RED / El padre Javier es lo que se comienza a conocer como e-Priest. Sacerdotes que utilizan las nuevas tecnologías en el desempeño de su labor. Y es que la Iglesia no quiere perder el tren del 2.0. A principios de año, Benedicto XVI hacía un llamamiento a los sacerdotes para que recurriesen a internet para «la evangelización del continente digital». Actualmente el Vaticano ya cuenta con su propio canal de Youtube, y hasta con aplicaciones para Iphone que permiten, por ejemplo, descargarse un breviario en el teléfono.

Aun así, las posibilidades de la red no son infinitas cuando de religión se trata. Si bien sirve para rezar y dar consejo espiritual, no se puede utilizar internet para oficiar misa ni para confesar a los fieles, ya que estos actos requieren la presencia física de ambas partes. De hecho, hace años, el Vaticano ya dejó claro que tampoco se puede hacer la confesión por teléfono.

«La Iglesia aún debe desarrollarse en el ámbito de las redes sociales, pero creo que está en sintonía con las tendencias del mundo actual. De todos modos, no es un ámbito fácil para una institución que propone una visión muy concreta de la vida», dice Daniel Arasa, uno de los responsables del informe PICTURE, realizado por la Universidad de Lugano (Suiza) y la Universidad de la Santa Cruz de Roma, que analiza el uso que los sacerdotes hacen de internet.

CONVICCIÓN / El estudio pone de manifiesto que, cuando los curas se apuntan a internet, lo hacen con convicción: el 95,4% de los e-Priests españoles se conectan cada día y el 85% considera la red muy útil para buscar datos. Más de la mitad de los encuestados creen que es «útil o muy útil» para prestar asistencia espiritual y 7 de cada 10 lo utilizan al menos una vez a la semana para preparar la misa. Sin embargo, es en el terreno de la evangelización donde parece haber más consenso. El 83,5% de los e-Priests españoles están de acuerdo con que las nuevas tecnologías ayudan a difundir la fe (son optimistas, la media mundial es del 72,9%), y el 74%, con que también contribuyen a «la evangelización de los jóvenes».

Sin embargo, no todo en la red son ventajas. Al padre Javier le preocupan sobre todo los virus («ahora mismo tengo uno en mi cuenta») y la política de intimidad de Facebook, que a su parecer protege de manera insuficiente los datos de los usuarios. También algunas cosas que para otros serían motivo de satisfacción. «Alguna vez me han agregado chicas que querían ligar conmigo -cuenta-. Yo procuro ser correcto, pero, si veo que insisten mucho, las bloqueo».