CONFLICTOS

Vacunas por orden judicial en Granada

Un juez impone la inmunización ante un brote de sarampión

1
Se lee en minutos
JULIA CAMACHO
SEVILLA

La voluntad de un grupo de padres de no vacunar a sus hijos ha provocado una decisión judicial sin precedentes en España. Un juez de Granada ha tenido que ordenar que se inmunice forzosamente a 35 menores para tratar de controlar un brote de sarampión que afecta ya a 46 personas, muchas de las cuales han tenido que ser hospitalizadas por la virulencia de la enfermedad.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa, aunque normalmente cursa de forma leve ya que la vacuna, no obligatoria y que en Andalucía se inocula a los 15 meses y los 3 años, inmuniza de forma efectiva. Por eso pocos se alertaron cuando a principios de noviembre se detectaron un par de casos en un colegio del Albaicín granadino. Pero poco a poco el número de contagiados aumentó y saltó la frontera del centro educativo e incluso la del barrio. La enfermedad ha afectado ya a 46 personas -17 de ellas menores de 15 meses- y ayer 3 de las 14 que han necesitado hospitalización seguían ingresadas.

Noticias relacionadas

La Delegación de Salud de la Junta tomó cartas en el asunto y quiso vacunar a los bebés de 12 meses y a los demás niños de la zona que no lo estuvieran para frenar el brote y evitar que se convirtiera en un problema de salud pública. Se contactó con unos 80 padres cuyos hijos no habían recibido la vacuna o no habían completado las dosis necesarias. Y fue cuando surgió el problema: cinco familias se negaron a vacunarlos, mientras que otras 52 ni siquiera contestaron. Las 22 restantes tenían las cartillas de vacunación en regla, aunque no habían informado de ello.

Los padres que se oponen a la vacunación argumentan que prefieren «métodos naturales» para proteger el sistema inmunológico de sus hijos -es decir, dejar que pasen la enfermedad- o que no creen que la patología sea grave. A ello las autoridades sanitarias contestan que la virulencia del sarampión es escasa precisamente porque la mayoría de los menores sí están vacunados.