Ir a contenido

SUCESOS

Detenida una mujer en Madrid por decapitar a su bebé tras haber dado a luz

EL PERIÓDICO
BARCELONA

La Policía Nacional detuvo ayer en Fuenlabrada (Madrid) a una mujer de 43 años, que sufre una patología mental, acusada de haber matado a su bebé recién nacido al que, presuntamente, decapitó tras dar a luz en su domicilio el viernes. Según ha informado la Jefatura Superior de Policía, los agentes encontraron al bebé en el interior de una palangana con la cabeza separada del tronco.

La arrestada, que estaba bajo tratamiento por depresión, negaba a su familia que estuviera embarazada, a pesar de los evidentes signos que presentaba, declaró el padre de la sospechosa. El hombre relató que, de hecho, no sabían con certeza si su hija estaba embarazada, porque a pesar de que «tenía mucha barriga», cuando le preguntaban, ella «lo negaba». «Como es mayor de edad, nosotros no podemos hacer nada», dijo el jubilado, que aun ayer, pese a la detención, seguía creyendo que su hija había «abortado».

El anciano, que vive con su esposa en un piso modesto del centro de Fuenlabrada, contó que el viernes, cuando se iban a acostar, vio el cuarto de baño «lleno de sangre». El hombre se lo contó a su esposa y llamaron «a la ambulancia», que trasladó a la hija a un hospital de la localidad madrileña.

Con este, son al menos 16 los niños que han sido asesinados en España este año por alguno de sus progenitores. Muchos de ellos murieron a manos de sus madres minutos después de haber nacido, como ocurrió el 24 de agosto en Barcelona. Una mujer, enferma mental, fue imputada de la muerte de dos gemelos. También en Catalunya, el 18 de mayo, los Mossos d'Esquadra detuvieron a una británica como presunta parricida de dos de sus cuatro hijos, un bebé de 11 meses y una niña de 5 años, que aparecieron asfixiados en un hotel de Lloret de Mar (Selva).

Hace apenas tres semanas, la policía autonómica halló muertos en su casa de Tarragona a dos pequeños de dos y seis años, junto a su madre, de 26 años, de origen marroquí. Su padre y marido, que tenía una orden de alejamiento desde el 2009 y que había estado ingresado por problemas psiquiátricos, fue detenido como principal sospechoso.

Diez días antes, el 7 de octubre, había sido localizado el cadáver de una niña de 18 meses flotando en el mar, cerca de la costa de Zarautz (Guipúzcoa). El padre, de 41 años, pasó a disposición judicial imputado por el homicidio de la menor. Y el 2 de octubre, en Paderne (A Coruña), apareció carbonizado un bebé dentro de un vehículo, presuntamente incendiado por su padre.

0 Comentarios
cargando