INFORMES TÉCNICOS

La ciencia concluye que el rito 'halal' eleva el sufrimiento

Los estudios indican que el cilindro rotatorio causa más estrés a las reses

1
Se lee en minutos
FERRAN COSCULLUELA
GIRONA

Si bien la normativa comunitaria admite que el sacrificio del animal puede provocarle «dolor, angustia, miedo u otras formas de sufrimiento, incluso con las mejores técnicas disponibles», los científicos coinciden en que el sistemahalal agrava el padecimiento de la res al practicar el degüello sin aturdimiento previo. Una de los investigadores que avalan este dictamen es la estadounidense Temple Grandin, una autoridad mundial en bienestar animal que concluyó que el cilindro giratorio usado para voltear a los terneros sacrificados por el rito islámico es el que genera más estrés al animal.

Siguiendo esta línea de investigación, un grupo de veterinarios catalanes realizó un estudio para evaluar hasta qué punto hay una diferencia significativa entre el sufrimiento de los terneros sacrificados con aturdimiento y el de los animales que mueren sin esta acción. La investigación se llevó a cabo en cuatro mataderos de Barcelona, en los que se estudiaron 400 animales (la mitad de ellos sacrificados por el rito musulmán) y se compararon diferentes parámetros relacionados con el bienestar animal durante el sacrificio.

Noticias relacionadas

Las conclusiones del estudio, recogidas en el último número del boletín de los profesionales de la Agència de Protecció de la Salut, señalan que el cilindro rotatorio dificulta el manejo de los animales y, por lo tanto, los operarios tienen que hacer un uso excesivo de la pila eléctrica (un punzón que emite descargas) para colocar a las reses en el aparato.

MÁS MUGIDOS / El mayor número de mugidos de los animales al ser introducidos en esta cabina evidencia que ahí padecen más estrés. Además, el resto de los parámetros evaluados (uso de la pila eléctrica para introducir a los terneros en el cilindro y casos en los que se superaron los 10 segundos entre la colocación y el degüello) demuestran un aumento «estadísticamente significativo» del sufrimiento del ganado sacrificado mediante este sistema. Este exceso de estrés, advierte Pedro Rodríguez, investigador sobre bienestar animal del Institut de Recerca i Tecnologies Agroalimentàries (Irta), puede incidir negativamente en la calidad de la carne.