La gestión de la pluralidad

El Govern pide horarios laborales adaptados a la religión del personal

Patronal y sindicatos ven útil la guía pero avisan de que no es aplicable en todos los sectores

Aconseja a las empresas que las jornadas y el calendario de fiestas tengan en cuenta los credos

Se lee en minutos

FIDEL MASREAL / Barcelona

Cuando todavía sigue en la memoria el Ramadán del pasado agosto en el campo o en la construcción, la secretaría de Immigració del Govern acaba de publicar una guía que recomienda a las empresas que promuevan horarios flexibles y planes de integración para atender la diversidad cultural y religiosa de sus trabajadores.

El documento argumenta que ante la nueva inmigración, los empresarios «deben ser capaces de gestionar las necesidades de flexibilidad» para facilitar la conciliación de la vida personal y la laboral de todos, autóctonos o extranjeros. Entre las medidas a aplicar y que cita el documento, están las relativas a la jornada laboral, los permisos, las excedencias o los periodos de vacaciones de los empleados.

Noticias relacionadas

TEXTO PACTADO / El texto ha contado con la colaboración de empresarios y sindicatos, que dan la bienvenida a las sugerencias de la Secretaria de Inmigración del Govern siempre que quede claro que no se trata de exigencias ni normas a aplicar indiscriminadamente. «La conciliación frena el absentismo y es rentable empresarialmente», explica el secretario general de la patronal CECOT, David Garrofer. «Ahora bien, cada caso es un mundo y en una cadena de montaje un trabajador no puede irse, porque la cadena se rompe». Garrofer considera positiva la iniciativa gubernamental «siempre que no se trate de dogmas, sino de una filosofía para las empresas».

También el sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) ha sido uno de los que ha aportado al documento sus experiencias, especialmente en la contratación de extranjeros en sus países de origen. El responsable de cooperación y trabajadores temporeros de UP, Salomó Torres, coincide con que el texto es una propuesta: «El encaje en la vida laboral catalana a veces dificulta estas medidas, y estoy pensando en el Ramadán durante la recogida de fruta. Dependerá de cada sector empresarial. Me cuesta imaginar al sector terciario teniendo en cuenta que un