EFECTOS DE LA CRISIS ECONÓMICA EN LA EDUCACIÓN

El Govern recorta 63 millones de la financiación universitaria del 2010

Los rectores se ven obligados de nuevo a diseñar planes adicionales para la contención del gasto

Los siete centros públicos contaban con recibir 105 millones por objetivos, pero al final serán 42

Unos alumnos en el campus de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Unos alumnos en el campus de la Universitat Autònoma de Barcelona. / ANNA MAS

3
Se lee en minutos
JORDI CASABELLA
BARCELONA

Los recortes de la financiación universitaria, tras unos años en los que la dotación de recursos destinados a la educación superior había experimentado un notable crecimiento, no dejan de sucederse. Ayer se supo que en julio los rectores fueron citados a una reunión con responsables de las conselleries de Economia i Finances e Innovació, Universitats i Empresa en la que se les comunicó que, de los 105 millones que tenían previsto recibir en el 2010 a través del plan de mejora por objetivos, únicamente podrían contar con 42. En consecuencia, las universidades se han visto obligadas a diseñar un plan adicional de contención de gastos de aquí a final de año para tratar de evitar que el ejercicio se cierre con déficit.

La Universitat de Barcelona (UB) sufrirá una merma en sus previsiones de ingresos de entre 18 y 19 millones de euros, según confirmó a este diario su rector, Dídac Ramírez, que logró cerrar el ejercicio del 2009 en números negros y evitar que el déficit acumulado, de 80 millones, continuara engordando. «Esperaba un recorte, pero confiaba en que sería menor», indicó Ramírez. La Universitat Politècnica de Catalu-

nya (UPC), que arrastraba una deuda acumulada de 89 millones que calculaba aminorar este año hasta los 52 a través de distintas fórmulas, dejará de percibir otros 12.

El rector de la UPC, Antoni Giró, explicó ayer que habían tenido que «suspender obras no licitadas» y puso como ejemplo el edificio de servicios cuyos trabajos se desarrollan junto al rectorado y que «de momento, contrariamente a lo previsto, no tendrá un auditorio». La adaptación de los aularios del campus Nord a las exigencias del espacio europeo de educación superior, que requiere contar con salas más pequeñas para realizar seminarios y trabajos en grupo, tampoco ha podido completarse en una de las plantas. «Nos faltaban 1,5 millones», precisó.

PERSONAL Y CALEFACCIÓN La UPC ha puesto en marcha medidas de contención del gasto en personal, como la de realizar contratos de sustitución por jubilaciones solo en casos indispensables, e incluso se propone recortar el gasto en calefacción para ahorrar unos miles de euros.

El plan de mejora de la financiación a través de la consecución de objetivos abarcaba el trienio 2008-2010. En primer año se entregaron 30 millones y el año pasado estaba previsto que la prima ascendiera a 90, de los que, a 31 de diciembre, Economia solo había transferido a las universidades 30. Los rectores recibieron entonces la indicación de que los 60 restantes les serían ingresados en el 2010. Para este último ejercicio en su día se aprobó dedicar 130 millones adicionales al mismo cometido. Vistas las dificultades financieras, a comienzos de año el Govern comunicó a las universidades que solo les haría llegar un tercio (45 millones) de lo acordado.

Finalmente, en la reunión de julio, de la que el Govern pidió a los rectores que no se hiciera difusión, se les dijo que los 60 millones no llegarían en el 2010 y que los 45 restantes se convertirían en 42. «En esa situación es muy difícil cumplir con la reducción del déficit. No será fácil cerrar el año con las cuentas equilibradas», admitió Giró.

Una de las hipótesis con las que trabajan algunos rectores es la de lograr de la Generalitat un reconocimiento formal de la deuda que les permita que el desequilibrio económico provocado por el recorte no quede reflejado en sus cuentas. «Para nosotros conseguir ese reconocimiento es una cuestión fundamental», declaró uno de los rectores.

Noticias relacionadas

En el discurso de la inauguración oficial del año universitario, celebrado la semana pasada en la Autònoma (UAB), la rectora, Ana Ripoll, ya reclamó al president Montilla «un escrupuloso cumplimiento de los pactos económicos y un horizonte financiero estable».

El recorte desvelado ayer se añade al padecido por algunos centros científicos de la red Cerca, dependiente de la Generalitat, que atraviesan por dificultades económicas tras haber visto rebajado el presupuesto y sufrir demoras en el cobro de las mensualidades.