SIGUIENTE PASO DE LOS IMPULSORES DE LA PROHIBICIÓN DE LAS CORRIDAS

Objetivo: 'correbous'

Ya han contratado un estudio sobre el grado de rechazo social que generan los 'bous'

Los proanimales colocan en lo más alto de su agenda la prohibición de estos festejos

La localidad tarraconense celebra sus fiestas en pleno debate sobre los toros. / ATLAS

Se lee en minutos

RAMÓN VENDRELL
BARCELONA

«Si se prohíben las corridas de toros, los defensores de los animales irán a por loscorrebous». No es necesario ser Nostradamus para hacer este vaticinio, recurrente entre los taurinos durante el proceso parlamentario que desembocó en la prohibición de la lidia en Catalunya a partir del 2012, y acertar. Pero choca la prontitud con que Prou!, la plataforma que presentó la iniciativa legislativa popular (ILP) que pedía y logró el veto de la tauromaquia, ha hecho realidad el pronóstico. Leonardo Anselmi, portavoz de Prou!, ha confirmado a este diario que los proanimales han situado en lo más alto de su agenda la prohibición de las fiestas tradicionales con toros y que ya han puesto en marcha la maquinaria para alcanzar este objetivo.

«Por lo pronto hemos encargado estudios para saber qué porcentaje de los catalanes conoce loscorrebousy qué proporción los rechaza», explica Anselmi. La estrategia, en principio a medio plazo, aunque nunca se sabe, será la misma seguida con la ILP antitaurina: cuando los estudios muestren un repudio popular significativo, pedirán al Parlament la prohibición legislativa, previa presentación de las 50.000 firmas preceptivas para iniciar el trámite.

CONCENTRAR ESFUERZOS / «Los espectáculos con animales son todos detestables –dice Anselmi–. Si dejamos loscorrebousal margen de la ILP antitaurina fue solo porque vimos más fácil tener éxito si nos concentrábamos en el espectáculo más salvaje, más conocido y que más rechazo social crea». Posibilismo, se llama.

La inesperada relevancia que adquirieron loscorrebousen el debate sobre la prohibición de las corridas ha precipitado supersecuciónpor parte de los defensores de los animales. Loscorrebousfueron un argumento favorito de los taurinos para acusar de incoherencia a CiU y ERC, que mientras pedían la prohibición de los toros defendían loscorrebous. Delataba este doble rasero, a juicio de los taurinos, que las dos formaciones apoyaban el veto por cuestiones identitarias o por lo menos electorales, pues tanto nacionalistas como independentistas tienen un importante vivero de votos en las Terres de l'Ebre, donde losbousson casi una religión. La proposición de ley de regulación de las fiestas tradicionales con toros que presentó CiU, vetada por el PP, aumentó la repentina popularidad de loscorrebous.

«Para nosotros es una excelente noticia que se hable tanto de loscorrebous–dice Anselmi–. Intuyo que los primeros estudios nos dirán que la mayoría de los catalanes que los conocen han descubierto su existencia en el último año. Cuanto más se hable de ellos, antes alcanzaremos la masa social que nos permitirá pasar a la acción legislativa. La sensiblidad proanimales es imparable».

PROHIBIR LOS MATADEROS / El anuncio de las hostilidades de Prou! contra loscorreboussolo sorprende a Josep Rull, diputado de CiU, por su rapidez. «No pierden el tiempo –dice–. Pero es una decisión coherente con la lógica de los proanimales. Si pudieran, prohibirían los mataderos».

Te puede interesar

No obstante, Rull está convencido de que una ILP contra loscorrebous«no tendría apoyo parlamentario». «La muerte del animal no es una anécdota», dice para resumir las diferencias entre las corridas y las distintas modalidades debous.

Antes de que (gesto airado ante la inminente prohibición de las corridas) el PP mandara al Consell de Garanties Estatutàries la proposición de ley de regulación de las fiestas tradicionales con toros, todos los partidos estaban de acuerdo en la aprobación del texto. Todos menos ICV, que está a favor de vetar también las diversiones conbous. «De acuerdo, corridas ycorrebousno son lo mismo, igual que no todos loscorrebousson lo mismo –dice Francesc Pané, de ICV–. Aun así, estas fiestas no tienen cabida en el siglo XXI porque en ellas se veja a los animales».