Ir a contenido

TRIBUNALES

Cinco 'casuals' intentaron matar a un esbirro de un subastero

La jueza les imputa un presunto delito de homicidio en grado de tentativa

Nueve miembros de la banda ingresan en prisión y cinco quedan en libertad con cargos

ANTONIO BAQUERO / J. G. ALBALAT
BARCELONA

Una disputa entre dos subasteros acabó con un familiar y esbirro de uno de ellos apuñalado por cinco de los 14 casuals (el grupo más radical de los Boixos Nois) detenidos por los Mossos d’Esquadra la semana pasada. Los presuntos autores de la agresión han sido encarcelados por homicidio en grado de tentativa, entre otros delitos, por la jueza de Gavà que investiga la trama de extorsión. Otros cuatro arrestados también han sido enviados a prisión provisional por pertenecer a la banda, que atemorizaba a empresarios de discotecas y supuestamente se dedicaba al tráfico de drogas, mientras que cinco han quedado en libertad con cargos. La jueza terminó los interrogatorios y las diligencias ayer a las cuatro de la madrugada.

Los cinco casuals acusados de intento de homicidio están implicados supuestamente en la agresión sufrida por el guardaespaldas de un subastero enfrentado a un competidor. Según fuentes conocedoras de las pesquisas, dos clanes de subasteros pugnaron por la compra de unas viviendas. Algunos de los radicales detenidos trabajaban para uno de ellos e intentaron tomarse la justicia por su mano.

APUÑALAMIENTO / La disputa se convirtió en una lucha por el poder entre los esbirros de cada uno de lo subasteros, hasta que uno de los miembros de la organización amenazó con denunciar a los contrincantes, entre los que figuraban los casuals presos. Estos últimos se movilizaron para impedirlo e incluso se personaron en el juzgado para evitar la denuncia. Sin embargo, la persona que iba a delatarles se les escapó de las manos. Los casuals no desistieron de darle caza y lo localizaron el pasado agosto en una discoteca. Allí el joven, que no solo trabajaba con uno de los subasteros sino que era familiar directo suyo, fue apuñalado. No lo mataron, pero resultó herido. Por esta razón, la jueza imputa a cinco radicales del Barça un delito de homicidio en grado de tentativa.

La investigación todavía se halla bajo secreto y se está a la espera de que las víctimas de las extorsiones y los agredidos comparezcan en el juzgado para ratificar su versión. En un principio, se les ha dado la condición de testigos protegidos para que su identidad no trascienda. Pero poco a poco se avanza en las pesquisas, en las que se mezcla el tráfico de drogas con la extorsión y las agresiones. Según ha podido saber este diario, a uno de los detenidos los agentes le requisaron medio kilo de cocaína y a otros casuals, algunos gramos de coca y hachís.

ROBOS Y USURPACIÓN / Según informó el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, el lunes durante todo el día fueron interrogados los 10 últimos detenidos en la redada de la semana pasada. La jueza no acabó su trabajo hasta las cuatro de la madrugada de ayer, tras dictar la prisión provisional para los últimos detenidos. El balance son nueve encarcelados. A Ricard M. L., supuesto cabecilla de la trama, Juan S. M., David R. L., Enrique P. C. y Efren S. S. se les atribuye el homicidio en grado de tentativa, una serie de extorsiones y asociación ilícita, entre otros delitos. Al resto, Alejandro Miguel V. R., Antonio T. A., alias Antoñito, Enrique D. M. y Lorenzo P. B., se les imputa tráfico de drogas, extorsión y tenencia ilícita de armas. Según las diligencias judiciales, también se están investigando robos con intimidación, amenazas y usurpación de funciones públicas, así como violaciones de domicilios.

La jueza de Gavà, asimismo, resolvió entre ayer y el lunes dejar en libertad, con la obligación de comparecer en el juzgado quincenalmente a otros tres jóvenes detenidos: David L. M, acusado de lesiones; José Antonio P. B., de asociación ilícita, y Carlos Alberto H. P., por un delito contra la salud pública. El pasado viernes hizo lo mismo con dos arrestados y envió a prisión a otros dos.