DEMOGRAFÍA

Mohamed, nombre más habitual de los bebés del Baix Empordà

En el conjunto de Catalunya, ocupa la 28a posición

Escolares de P-3 de la escuela Mas Clarà de La Bisbal d’Empordà.

Escolares de P-3 de la escuela Mas Clarà de La Bisbal d’Empordà. / CLICK ART FOTO

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO
BARCELONA

Mohamed se situó en el 2008, último año con datos disponibles, como el nombre de pila más habitual entre los varones recién nacidos del Baix Empordà. Se trata de la primera vez que un nombre de origen islámico se encarama en lo alto del listado onomástico anual de una comarca catalana, aunque el Institut d’Estadística (Idescat) advierte de que las cifras son muy pequeñas y pueden variar fácilmente de un año a otro.De hecho, las diferencias son reducidas entre los primeros de la lista: Mohamed (22 niños), Àlex/Álex (20), Marc (19), Pau (19) y Adam (17).

En el conjunto de Catalunya, Mohamed ocupó la 28a posición, con 378 niños inscritos, lejos de los primeros de la lista: Marc, el líder destacado (1.419 niños), Àlex/Álex (963), Pol (926), Pau (884), Arnau (799) e Iker (736). Además del Baix Empordà, también ocupa una posición destacada en el Baix Camp, donde es el segundo nombre más habitual, y en el Urgell y Osona, donde ocupa la quinta posición.

26% DE INMIGRANTES / Como curiosidad, el Baix Empordà no es la comarca con mayor porcentaje de población extranjera, un 21%, sino el Alt Empordà (26,4%) y la Segarra (23,1%). En términos absolutos, son lógicamente el Barcelonès, el Vallès Occidental y el Baix Llobregat.

Noticias relacionadas

Siguiendo con la onomástica, también figuraron entre los 100 más comunes entre los nacidos en el 2008 otros seis nombres de innegable impronta árabe: Anas, Bilal, Ayman, Youssef, Ayoub. Omar y Yassin. En cuanto a las niñas, se sitúan en la mitad de la tabla Fatima, Salak y Salma. En el Baix Empordà, Aya figura en séptima posición (siete niñas).

Los datos son consecuentes con el reciente aumento de la inmigración, muy particularmente desde países islámicos. En el total catalán, por ejemplo, 8.205 de los 89.024 niños venidos al mundo en el mismo año, un 9%, fueron hijos de mujeres marroquís. En un 33% de los casos, alguno de los progenitores –la madre o el padre– fue extranjero, sin especificar la nacionalidad.