02 jun 2020

Ir a contenido

La disputa política

Los convenios de la Trias Fargas son breves y poco concretos

Los textos de los acuerdos se repiten casi sin diferencias en años distintos

Miembros de la directiva del Orfeó dicen que desconocían incluso su existencia

J. G. ALBALAT / S. SABRIÀ
BARCELONA

Los seis convenios que la Fundació Ramon Trias Fargas (FRTF) firmó con la Associació Orfeó Català en 1999, 2002, 2003. 2005, 2006, 2007 y con la Fundació Orfeò Català-Palau de la Música en el 2008 ocupan solo una página y comprometen a la plataforma convergente a llevar a cabo un programa de actos muy inconcreto. Fèlix Millet, en nombre del Orfeó, con el propósito de «contribuir económicamente al desarrollo de las actividades de la FRTF en el ámbito musical», destinó 630.000 euros en ese periodo a la fundación de CDC.

Los convenios de los ejercicios del 2005, 2006 y 2007, a los que EL PERIÓDICO ha tenido acceso, los firmó todos Fèlix Millet como «representante» del Orfeó Català. Por parte de la Trias Fargas, el del 2005 lo firmó el administrador de la entidad, Carlos Torrent, ya fallecido. Los acuerdos del 2006 y el 2007 llevan la firma de Daniel Osàcar, administrador de la fundación y responsable de Finanzas y administrador de CDC desde el 2005.

Los textos de cada convenio son prácticamente calcados. La FRTF afirma año tras año que continuará desarrollando «una serie de actividades destinadas a difundir entre capas populares tanto la música como los compositores catalanes, con independencia de estilo y géneros, tal y como inició en 1999», punto de partida de todos los convenios.

El documento continúa con el «plan de actividades» previsto por la FRTF, con la advertencia de que «en todo caso siempre serán consensuadas con el Orfeó». Varios miembros de la junta directiva del Orfeó consultados por este diario aseguran que nunca se discutieron esos planes en ese organismo y que, además, desconocían incluso la existencia de los convenios.

SIN REFERENCIA EN LA MEMORIA / El plan del 2005 consta de tres puntos: la organización de «actos para dar a conocer los músicos catalanes contemporáneos, incidiendo en su aportación al hecho nacional catalán; un acto cultural que será definido conjuntamente entre el Orfeó y la FRTF y que se celebrará en septiembre; y la publicación en el ámbito de la colección Recensió, servei de lectura, publicación periódica de la FRTF, el análisis crítico de dos libros sobre música catalana». Para esos fines, por ejemplo, Millet transfirió ese año 120.000 euros a la fundación convergente. En la memoria de actividades de la Trias Fargas del 2005 no consta ningún acto musical en septiembre.

El convenio del 2006 repite prácticamente el mismo texto, con la diferencia de que ya no se concreta el mes en el que debe celebrarse el «gran acto cultural», y se cambia la crítica de libros por unas «jornadas de debate sobre la incidencia del canto coral en la gente mayor como herramienta de relación y participación ciudadana». Ese año, la Trias Fargas recibió 60.101 euros. En la memoria de actividades de la entidad convergente solo consta como actividad musical del 2006 la «colaboración con el octavo Concurso Internacional de Canto Jaume Aragall».

El redactado del 2006 se repite de pe a pa en el convenio del 2007, incluidas las jornadas de debate sobre el canto coral. La cuantía, eso sí, es superior: 90.151 euros. La memoria pública de actividades del 2007 de la Trias Fargas depositada en el protectorado de fundaciones no contiene ningún acto relacionado con la música.