Ir a contenido

HALLAZGO ARQUEOLÓGICO

Un radar revela el posible emplazamiento de la tumba de Cleopatra y Marco Antonio

Un equipo egipcio-dominicano encuentra nuevas pruebas al oeste de Alejandría que apoyan la hipótesis

AFP
EL CAIRO

Los arqueólogos que buscan la tumba de Marco Antonio y de Cleopatra podrían estar sobre una buena pista, según el anuncio realizado por el Consejo Superior de Antigüedades egipcias (CSA) en un comunicado.

El equipo, dirigido por el arqueólogo egipcio y miembro del CSA Zahi Hawass y por la egiptóloga dominicana Kathleen Martinez, cree que existen tres posibles localizaciones para las tumbas de los dos célebres amantes en las proximidades de un templo que se halla al oeste de Alejandría.

El equipo, que investiga las localizaciones de las tumbas desde hace tres años, registrará los tres lugares la semana próxima, según el comunicado. Los tres lugares han sido identificados gracias a un barrido por radar del templo de Tasposiris Magna, construido en honor de la diosa Isis en el período greco-romano.

Momias envueltas en oro

Por el momento, los arqueólogos han descubierto en 27 tumbas 10 momias de personajes de la nobleza, dos de ellas envueltas en oro. Hawas ha subrayado que este camposanto fue utilizado por nobles y funcionarios que eligieron reposar eternamente en ese lugar debido a la proximidad de una tumba real dentro del templo, lo que reforzaría la idea de la presencia de la tumba de Cleopatra.

Además, también se han hallado monedas grabadas con los rostros de Cleopatra y de Alejandro Magno, además de una estatua real decapitada y una máscara del general romano Marco Antonio.

Polémica belleza

Veintiocho piezas de bronce muestran también el perfil de la reina de Egipto. Estas piezas, al igual que un busto de alabastro, certifican, según Hawass, que la reina era "una belleza" y desmienten a algunos eruditos que afirman que Cleopatra "era muy fea".

En el 2007, un estudio encargado por la Universidad de Newcastle (Gran Bretaña) concluyo, tras el estudio de una pieza romana bien conservada, que la belleza de la reina egipcia había sido exagerada por la leyenda.

Cleopatra reinó en Egipto hace más de 2.000 años junto con Marco Antonio, uno de los herederos del imperio romano tras el asesinato de Julio César. Tras ser derrotados por el emperador Octavio, los dos amantes se suicidaron.