TECNOLOGÍA

Un nuevo mecanismo protegerá a quienes no quieran recibir el 'spam'

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO
BARCELONA

Si Robinson Crusoe levantara la cabeza, se quedaría perplejo al comprobar cómo mucha gente quiere emular su odisea, aunque solo sea para sustraerse a la marea publicitaria. El personaje da nombre a unas listas a las que se pueden apuntar todos aquellos que quieran aislarse del huracán. Esos "ficheros de exclusión del envío de comunicaciones comerciales", conocidos como "listas Robinson", han sido regulados por primera vez en el reglamento del pasado 19 abril que desarrolla la ley de protección de datos.

El problema es que, hasta que estas listas echen a andar, el ciudadano solo dispone de la que puso en marcha la Federación Española de Comercio Electrónico y Márketing Directo (FECEMD), aunque ese fichero se refiere únicamente a la publicidad por correo postal. Quizás por eso solo están inscritas 45.210 personas. No obstante, la FECEMD estudia abrir esa lista para que se puedan apuntar también los teléfonos de aquellos que huyen de los mensajes publicitarios rebotados por las telecomunicaciones.