Ir a contenido

PLANES DE URGENCIA PARA PALIAR LA ESCASEZ DE AGUA

Una flota de 10 barcos salvará a BCN de las restricciones en verano

El coste mensual para recibir 2,6 hm3 de Almería, Tarragona y Marsella es de 22 millones de euros

XABIER BARRENA / CRISTINA BUESA
BARCELONA

Aquello que en diciembre --cuando EL PERIÓDICO lo anunció-- parecía una idea bizarra, el transporte de agua a Barcelona mediante barcos aljibe, ya tiene, como quien dice, fecha y hora de inicio, a falta simplemente de la formalización de los contratos con las navieras. Una flota de 10 barcos impedirán a partir de principios de mayo que haya restricciones de agua potable en la ciudad durante el verano. El Govern no repara en gastos consciente de que los cortes causarían incalculables da-

ños --materiales y económicos. El coste mensual de este puente marítimo será de 22 millones de euros y el volumen aportado, 2,6 hectómetros cúbicos, supone el consumo de la región metropolitana en cinco días.

El primer barco zarpará desde Tarragona la primera quincena del próximo mes. El trayecto lo cubri-

rán dos navíos con una capacidad de 28.000 metros cúbicos. En la segunda quincena llegarán las embarcaciones con agua de la sociedad de aguas de Marsella --agua potable-- y la que captará los recursos --no potabilizados-- del canal de regantes del Ródano, el mismo de donde partiría, curiosamente, el trasvase que algunos defienden con ahínco. En el caso de los barcos de Francia, tres buques de la misma capacidad que los de Tarragona transportarán el agua apta ya para ser suministrada a los diferentes usuarios, mientras que de la prepotable se encargarán dos navíos de gran capacidad, de 40.000 metros cúbicos.

Finalmente, en agosto, y cuando las obras de acondicionamiento del entorno de la desalinizadora de Carboneras estén listas --apenas han empezado--, se habilitarán otros tres buques de 40.000 metros cúbicos. Ade-

más, existe la posibilidad de contratar un buque adicional para los itinerarios con origen en Carboneras y Tarragona.

DOBLE DESCARGA

En Barcelona habrá dos puntos de descarga. Los barcos de Tarragona y los de Marsella atracarán en el muelle de inflamables; los provinentes del puerto de Lavéra (Francia), es decir, el agua de los regantes, en el nuevo dique del muelle de El Prat. Y es que mientras el agua de los primeros se canalizará a la red de distribución, la del canal del río Ródano deberá ser primero potabilizada en Sant Joan Despí.

El proceso entero (carga y descarga de los barcos y tiempo de navegación) oscila entre las 31 horas de los barcos tarraconenses a las 62 de los navíos con el agua por potabilizar. Estrictamente en la descarga se emplearán entre 17 (Tarragona) y 24 horas (Lavéra). Eso quiere decir que en Barcelona atracarán a diario entre uno y dos barcos.

También ayer se dieron los primeros detalles sobre el transporte ferroviario de agua, que anunció el conseller de Medi Ambient, Francesc Baltasar, el miércoles pasado. El director general de Mercancías y Logística de Renfe --operadora que ofreció los convoyes al Govern--, Juan Fernández, explicó que los trenes --con una capacidad de 1.000 metros cúbicos de agua-- unirán Barcelona y Tarragona a razón de cuatro por día, lo que, al cabo de una semana, significará que el aporte ferroviario equivaldrá al de un barco de los peque-

ños (28.000 metros cúbicos). Renfe está buscando ahora cisternas, vagones con cubas y empresas privadas con las que realizar estos viajes.

Medi Ambient señaló que se ha-

bía descartado que el agua llegase en tren desde Almería porque la orografía no lo permite: las pendientes del trazado solo permitirían una carga máxima de 600 metros cúbicos en cada viaje. Baltasar, por su parte, reconoció que el transporte ferroviario no permitía alcanzar grandes cifras de agua trasvasada pero señaló que, por ejemplo, en caso de temporal en el mar que ralentiza el ya de por sí lento proceso de carga y descarga, puede jugar un papel clave.

LLUVIA DE MARZO

Por otra parte, el conseller señaló ayer que las precipitaciones caídas a finales de marzo en las cabeceras del Ter y del Llobregat dejaron 3,5 hectómetros cúbicos en los embalses del sistema del Ter-Llobregat. El tiempo ganado a las restricciones es de una semana, más si se suman las excelentes tasas de ahorro de toda Catalunya pero que en el ámbito del Ter-Llobregat ha alcanzado el 8%.

Medi Ambient, además, sigue forzando la máquina. El conseller anunció que las primeras pruebas de funcionamiento de la desalinizadora de El Prat empezarán en enero y que, en marzo, la planta introducirá las primeras aportaciones a la red. Eso supone un nuevo adelanto en los plazos, esta vez, de dos meses.