Ir a contenido

Adif denuncia el robo de cable en el AVE a Valladolid a 2 días del estreno

EL PERIÓDICO / MADRID

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) denunció ayer en Madrid el corte de 140 metros de cable de electrificación --de cobre-- de la catenaria de la línea de alta velocidad Madrid-Valladolid, cuya entrada en servicio está prevista para mañana sábado. El secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, opinó que es "demasiada casualidad" que el robo se haya producido "tan solo 48 horas antes de la inauguración" de la línea.

Los desperfectos ocasionados por el corte, según Fomento, ya han sido reparados. El robo se produjo la madrugada de ayer, en el kilómetro 5,9 de la vía, aún en Madrid, a la altura de la M-40.

Morlán llamó la atención sobre el hecho de que la cantidad de cable robada "no es mucha" y que, además, "se ha cortado de manera profesional". "No creo que el robo sea por el negocio, sino por otra cosa", apostilló.

Y es que el cobre se ha convertido en un nuevo tesoro para los delincuentes que han encontrado en los tramos del AVE en construcción un botín inacabable. Los robos de kilómetros de catenaria se han sucedido en los últimos meses con mucha frecuencia.

El motivo es que el precio de este material se ha multiplicado en los últimos años. Las bandas lo venden a cinco euros el kilo. Si el robo se realiza antes de ser colocado, cuando está dispuesto en bobinas de media tonelada, los beneficios pueden ser de 10.000 euros. Eso es lo que sucedió en el túnel del Cadí, donde los amigos de los ajeno se hicieron en noviembre con 18 toneladas.