06 ago 2020

Ir a contenido

Proteger el estómago de los excesos navideños

Dra. NÚRIA CASAMITJANA / RESPONSABLE DEL CENTRE D'INFORMACIÓ DEL MEDICAMENT. / COL.LEGI DE FARMACÈUTICS DE BARCELONA / www.farma

Los excesos gastronómicos encuentran su punto álgido en estas fechas. Las comidas navideñas no solo son más cuantiosas, sino que, a menudo, son más ricas en grasa y sal, y suelen ir acompañadas de alcohol. Todo esto favorece la aparición de trastornos digestivos, que se convierten en una de las principales dolencias de la época.

Los síntomas más frecuentes son ardor de estómago, acidez, náuseas, vómitos o diarreas. Estas molestias pueden tener su origen en el cambio drástico en la alimentación --ya que los alimentos grasos aumentan la secreción ácida--, así como en un exceso de la ingesta de alcohol que irrite la mucosa del estómago, entre otras causas.

Para prevenir el malestar es conveniente evitar los excesos, especialmente en el caso de personas con problemas estomacales. Reducir el consumo de alcohol y tabaco, así como el de alimentos, comer despacio y masticar adecuadamente, así como el uso de infusiones digestivas, son algunas de las precauciones que se pueden tomar.

En caso de presentar molestias, sensación de plenitud o digestión pesada y de considerar la toma de algún antiácido es conveniente no abusar, puesto que su empleo continuado puede agravar el problema de acidez. Para una administración adecuada se tomarán entre 20 minutos y una hora después de las comidas. Pero la mejor opción para disfrutar de unas fiestas sin molestias es la prevención.