Ir a contenido

La ONU certifica que el rescate de huérfanos de Chad era un engaño

La mayoría de los 103 menores que la oenegé Arca de Zoë quería sacar del país tienen familia

La Cruz Roja atiende a los niños en un orfanato mientras trata de hallar pistas sobre sus orígenes

ELIANNE ROS / PARÍS

Las organizaciones internacionales certificaron ayer el fiasco humanitario del pretendido rescate de niños de Chad. El Comité Internacional de la Cruz Roja y las Naciones Unidas concluyeron ayer que 91 de los 103 niños que la oenegé Arca de Zoë quería evacuar a Francia alegando que eran huérfanos refugiados del conflicto de Darfur tienen al menos un familiar. Los niños, según desvelaron ambas organizaciones, proceden de localidades chadianas situadas en la frontera con Sudán.

Los nueve franceses --tres de ellos periodistas-- de la expedición y los siete tripulantes españoles del avión fletado por la compañía catalana Girjet para trasladar a los niños fueron detenidos hace una semana en Abéché acusados de trafico ilegal de menores. El juez ha considerado responsables de este delito y de estafa a los franceses y de complicidad y estafa a los españoles.

Según un comunicado conjunto difundido en Ginebra por la Cruz Roja y la ONU, "91 niños se han referido a una situación familiar constituida al menos por una persona adulta que consideran como pariente". Ambos organismos han dedicado estos últimos días a asistir a los menores, acogidos en un orfanato, para intentar "reconstruir la historia y la identidad" de los pequeños. Algunas de las conversaciones mantenidas con 21 niñas y 82 niños de entre 1 y 10 años no han ofrecido información muy concreta sobre sus orígenes a causa de su temprana edad. Pero sí se ha podido certificar que 85 proceden de pueblos de las zonas de Adré y Tiné, en el Chad, cerca de la frontera con Sudán.

SIN PROBLEMAS DE SALUD

En colaboración con las autoridades chadianas, el Unicef se ocupa de alimentar, vestir y cuidar a los 103 niños, cuyo estado de salud no es preocupante, en contra de de la información facilitada por la oenegé, que aseguraba que se trataba de niños enfermos. Unas 300 familias francesas pagaron al Arca de Zoë entre 2.800 y 6.000 euros para acoger a uno de esos niños. En algún momento del proceso, la organización humanitaria les habló de la posibilidad de adopción.

En Francia se ha abierto un debate sobre la responsabilidad de algunos líderes políticos y de opinión en la acción de algunas organizaciones humanitarias que actúan de forma exaltada. Hace unos meses, poco antes de tomar posesión del cargo, el ministro de Exteriores, Bernard Kuschner, fundador de Médicos sin Fronteras, había incitado a las organizaciones humanitarias a actuar ante el "genocidio" de Darfur. "Seamos más fuertes que los obstáculos", había dicho. Estos días su silencio resulta clamoroso. En la misma línea se había pronunciado el popular filósofo Bernard-Henri Lévy.

Algunas organizaciones humanitarias critican que se haya alentado a actuar a oenegés sin conocimiento de la zona, que han desembarcado en masa en Darfur. Se calcula que hay unos 13.000 cooperantes en esta peligrosa área fronteriza con el Chad, donde el conflicto de los refugiados de Darfur se mezcla con las luchas entre la guerrilla y el ejército chadiano.

Temas: Huérfanos

0 Comentarios
cargando