Víctor Morlán, secretario de Estado de Infraestructuras: "Con 20 días hay suficiente para probar el AVE en el último tramo"

6
Se lee en minutos
CRISTINA BUESA / BARCELONA

El día 11 cumplirá un mes como enviado de urgencia de Fomento después de la última crisis de Cercanías. Dirige el Centro Coordinador de la Operación Ferroviaria, responsable de que el AVE llegue el 21 de diciembre a Barcelona. Defiende con proyectos y partidas presupuestarias lo que ha hecho su ministerio, donde ocupa el número dos tras la cuestionada Magdalena Álvarez. Es la cara amable de Fomento y las autoridades catalanas celebran su proximidad, tanto física como personal.

--El martes se cumple un mes desde que llegó a Barcelona. ¿Cómo ha cambiado Cercanías desde entonces?

--Hemos mejorado la puntualidad, que es un elemento objetivo. Un 95% es razonable, aunque nos gustaría que fuese del 100%.

--¿Llegará un día en el que no haya averías?

--Lo que debemos hacer es responder bien a las incidencias. Cuando el otro día hablé de normalidad no me refería a que no hubiese gente en el tren. Si hay más usuarios, eso es que confían en el servicio.

--¿Y las aglomeraciones de esta semana en el Clot?

--Esa estación ha sido el final del trayecto para muchos viajeros y la movilidad no ha sido fácil. Hasta que se reponga la línea entre L'Hospitalet y Sants el día 12, será así.

--¿Se ha programado algún operativo especial para ese día?

--El miércoles será complejo. Vamos a tener que estar muy pendientes de cómo funciona Sants.

--¿Por qué los nuevos trenes Civia no permiten la comunicación por megafonía con los pasajeros?

--Son cuestiones técnicas. Pero quiero que los afectados por una incidencia tengan facilidades. Cuando hay una avería, lo primero que pregunto es si ya se ha informado a los pasajeros. Queremos que el ciudadano tome el tren tranquilo. Y eso no se logra de un día para otro.

--En el último año, ¿ha habido mala suerte, el sistema estaba deteriorado o ha habido de todo un poco?

--Al llegar al Gobierno firmamos dos protocolos con la Generalitat, uno ferroviario y otro viario. El de trenes comprometía 1.850 millones de euros entre 2006 y 2012. Seguiremos invirtiendo en Cercanías y no solo en alta velocidad.

--La gente está muy enfadada.

--Se ha generado una sensibilidad porque ha habido averías y nuestra preocupación es que no pase más.

--¿Continuarán invirtiendo en Cercanías tras la llegada del AVE?

--Claro. Seremos muy escrupulosos con los acuerdos sobre inversión en infraestructuras y con las exigencias que marca el Estatut.

--El lunes se celebra la primera reunión para traspasar Cercanías a la Generalitat. ¿Será una negociación complicada?

--Espero que no. Si las cosas se tienen claras, no.

--¿Y en los dos gobiernos están igual de claras?

--Por mi parte sí. Vamos a transferir Cercanías con su material móvil, con los trabajadores y con la parte correspondiente del contrato-programa. Sin duda, haremos una transferencia para que en enero ya funcione. No preveo dificultades.

--¿Cómo están las obras en el último tramo del AVE, entre Sant Joan Despí y la estación de Sants?

--Va todo sobre el calendario previsto. Al acabar noviembre, tendremos las obras finalizadas para probar los trenes en el último tramo durante el mes de diciembre. Antes los trenes ya se habrán probado entre Camp de Tarragona y Sant Joan Despí.

--¿Con 20 días habrá suficiente?

--Los técnicos dicen que sí, son los 10 o 12 últimos kilómetros. En el tramo anterior, las pruebas se harán en dos meses, octubre y noviembre, y, en diciembre, lo que queda para que el 21 entre en Sants.

--En el tramo entre Camp de Tarragona y Barcelona, ¿el AVE podrá circular desde el primer día a 300 kilómetros por hora?

--Sí. Lo que pasó entre Madrid y Lleida es que en el 2004 recibimos un tren que no superaba los 200 kilómetros por hora. La experiencia que hemos adquirido ha hecho que entre Lleida y Tarragona ya vaya a 300. En la llegada a Barcelona se podrá ir a esa velocidad de forma inmediata aunque, lógicamente, a medida que se acerque a Sants irá reduciendo la marcha.

--Esa fecha será un triunfo, pero que la conexión con Francia no llegue hasta el 2012 no lo es tanto.

--Dimos esa fecha cuando tuvimos claros los plazos del proyecto. Construir el túnel entre Sants y Sagrera es complejo. Pretendemos hacerlo con seguridad y tranquilidad y no nos importa fijar plazos que superen las previsiones iniciales.

--¿Por qué?

--Preferimos ser responsables y, aunque no guste a la oposición, debemos recordar que al llegar al Gobierno había problemas institucionales con muchos ayuntamientos. Nos dejaron una situación de fuerte tensión que hemos reconducido. Si PP y CiU hubiesen hecho ese trabajo previo, las fechas se habrían cumplido.

--Pero se retrasarán con la concesión Figueres-Perpinyà.

--Sí, pero estamos estudiando facilitar la conexión gracias a una variante en Figueres, donde un intercambiador hará que el tren cambie de ancho de vía y, a finales del 2009 o principios del 2010, se podrá circular hacia Francia.

--Entonces los tramos que ya estarán acabados entre Barcelona y Figueres quedarán en desuso un par de años.

--Nos planteamos hacer un tercer carril entre Girona y Figueres para conectar un poco antes.

--¿Los trabajos en Sagrera comportarán tantos problemas como los que ha habido en Sants?

--Sants es un nudo por el que pasan 1.000 trenes al día y por Sagrera no pasan tantos. Pero no queremos que se repita la falta de previsión.

--¿Usted no cree que haya déficit de infraestructuras en Catalunya?

--Estamos invirtiendo por encima de lo que preveían los acuerdos. En el periodo 2006-2012 hay 3.805 millones de euros para carreteras y, antes de acabar el 2007, se habrán licitado o adjudicado 813 de esos millones, lo que representa un 31% del total.

--O sea que, según ustedes, están haciendo todo lo que pueden.

--Si miran cómo estaba todo cuando llegamos y cómo está ahora, se nos reconocerá que hemos dado pasos importantes en actuaciones que estaban bloqueadas.

--¿Esa es la razón del retraso en las obras de la N-2 y la N-340?

--En la N-2, en este momento se está ejecutando el 78% de los trabajos entre Maçanet de la Selva y el sur de Girona. En la N-340, se han adjudicado cinco tramos.

--¿Los catalanes podrán olvidarse de los peajes obligatorios algún día e ir por autovías?

--Sí. La N-2 era una prioridad y hemos hecho un gran esfuerzo.

--Sobre la mesa del Ministerio de Fomento está el proyecto de ampliación de la AP-7 en Girona, ¿cuándo lo autorizarán?

--Acesa nos entregó el proyecto entre Maçanet y Fornells de la Selva el 23 de julio y el de la circunvalación de Girona el 30 de julio. El mismo día nos entregaron la memoria entre Vilademuls y La Jonquera. Ahora lo hemos enviado al Ministerio de Medio Ambiente para ver si es necesario realizar una declaración de impacto ambiental.

--Pero entonces el proyecto se retrasaría y no finalizará en el 2009.

--Si es necesario, sí, pero si no, se dará el visto bueno cuanto antes.

--La ministra, Magdalena Álvarez, ha recibido algunas de las críticas más duras al Gobierno.

--Álvarez siempre ha dado la cara y ha defendido una gestión que es positiva. Solo en obra ejecutada, entre 2004 y 2006 se invirtieron 5.182 millones de euros frente a los 4.379 del PP. Y estas cifras no nos las inventamos sino que las da la Intervención del Estado. Además están por encima del 18,8% del PIB.

--¿Y entonces?

Noticias relacionadas

--A lo mejor estas inversiones les parecen insuficientes, pero que digan que no hemos hecho nada es falso. Los datos dicen lo contrario: hemos aumentado la inversión respecto a otros gobiernos que no fueron tan cuestionados. Los comentarios han sido injustificados y exagerados. La ministra ha hecho una buena labor para Catalunya.

Para preguntar a Víctor Morlán sobre la entrevista pueden escribir a online@elperiodico.com. Las respuestas se publicarán el martes.