29 nov 2020

Ir a contenido

Los pandas regalados por China descansan en el zoo de Madrid

Los plantígrados dedicaron gran parte del viaje, de más de 30 horas, a dormir y comer

La pareja, que no ha mantenido contacto, llega en el momento idóneo para procrear

ANTONIO M. YAGÜE / MADRID

Ya descansan en el zoo. La pareja de osos panda Bing Xing (macho de 7 años) y Hua Zhuiba (hembra de 4), cedida por China, fue recibida en el pabellón de Estado de la terminal 1 del aeropuerto de Barajas, que se destinaba a la recepción de presidentes extranjeros hasta que se construyó uno nuevo en la T-4.

AENA, el organismo que gestiona el aeródromo, consideró que era el mejor recinto para garantizar la comodidad de los recién llegados, que fueron recibidos a pie pista por un centenar de personas, la mayoría periodistas, empleados aeroportuarios y del zoo y una docena de niños.

EN CUARENTENA

Con una hora de retraso sobre el horario previsto, los animales llegaron a las instalaciones del zoo, que será su casa durante los próximos 10 años, escoltados por la policía municipal. Jesús Fernández, director del parque, explicó que la pareja no podrá ser contemplada por los visitantes hasta octubre, cuando se haya aclimatado. Hasta entonces permanecerán unos días separados y en cuarentena.

El viaje desde la reserva de Chengdu ha tenido una duración de más de 30 horas. La despedida en su país ha sido digna de un jefe de Estado. Tanta atención mediática ha inquietado a los plantígrados, por lo que sus cuidadores emprendieron el viaje con temor por las consecuencias que podría tener en su comportamiento. Pero, en cuanto el avión despegó, los animales se tranquilizaron y permanecieron así durante todo el vuelo. Sus máximas preocupaciones han consistido en comer y dormir, hasta el punto de que han terminado con las provisiones de bambú que llevaban para dos días.

Los osos, un regalo que el Gobierno chino hizo a los Reyes de España el pasado junio, llegan en el momento justo para que el proyecto de reproducción en el que participarán se desarrolle con éxito, ya que ambos han iniciado la edad reproductiva recientemente.

Según Enrique Sáez, uno de los veterinarios que se han hecho cargo del cuidado de los dos pandas junto a dos cuidadores chinos que se quedarán seis meses en Madrid, la pareja posee "líneas genéticas distintas", algo que hace que su apareamiento esté "totalmente indicado" para que las futuras crías resulten "valiosas" para perpetuar la especie de la manera "más adecuada".

SIN CONVIVENCIA PREVIA

Aunque ambos proceden de la misma reserva china nunca han convivido, por lo que será necesario llevar a cabo un proceso de integración, "para ver si pueden vivir siempre juntos o solo en la época reproductiva, cuando ambos animales se buscarán", aseguró el veterinario.

En caso de que el carácter "solitario" de los osos salga a relucir, el zoo ha preparado las instalaciones de forma que ambos puedan permanecer separados en dos praderas exteriores de unos 400 metros cuadrados cada una y en dos edificios de aproximadamente 300 metros cuadrados destinados principalmente a los meses de calor, puesto que se trata de animales de clima frío.

Los responsables del zoo han empleado varios meses preparando la llegada de estos animales autóctonos de China. Serán los sucesores de Chu-Lin, el primer oso panda nacido en cautividad en Europa, que vino al mundo en Madrid y que la próxima semana habría cumplido 14 años. Los responsables del parque esperan que con los nuevos inquilinos se dispare el millón de visitas que recibe anualmente el recinto.