Ir a contenido

Tres de los niños adoptados en el Congo tienen padres biológicos

Los menores, que llegaron hace un mes a España, pueden ser reclamados

Las familias catalanas están convencidas de que la razón está de su lado

MERCÈ CONESA / BARCELONA

Las familias que se fueron por su cuenta a adoptar a Congo-Brazzaville en contra del criterio de las autoridades pueden tener un serio disgusto. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Francofonía de aquel país ha comunicado a la Embajada de España en Kinshasa que han aparecido las familias de tres de los cuatro menores que fueron adoptados y que ya se encuentran en España. Ayer, la Conselleria d'Acció Cívica de la Generalitat informó a los padres adoptantes de esta nueva situación.

La aparición de estas familias biológicas va a generar una situación de incertidumbre, puesto que tienen el derecho a reclamar a unos menores que han sido adjudicados a otros padres y cuentan, además, con la nacionalidad española. Todo ello podría desembocar en un conflicto jurídico entre los dos países. También es posible que los padres biológicos acepten renunciar a su filiación y entonces no ocurriría nada. Y, por último, las familias biológicas podrían decidir no hacer absolutamente nada; ni reclamar ni renunciar a la filiación.

Esta última opción aunque aparentemente parezca óptima no lo es, puesto que los niños quedarían en una situación de inseguridad jurídica al tener unos padres biológicos que legalmente no han renunciado a ellos y haber pasado por un proceso de adopción en el que pudieron cometerse irregularidades.

SENTENCIA A SU FAVOR

Los padres catalanes afectados no acaban de creerse esta nueva situación. "Solo me han enseñado un papel enviado a la Embajada de España en Kinshasa que, entiendo, no tiene más validez que la sentencia que dictó un juez de Brazzaville dándonos la filiación de los niños", explicó Oriol Suárez, uno de los padres que viajó al Congo para formalizar la adopción de un niño.

Suárez admitió que no había visto la renuncia de los padres biológicos del menor en el expediente de adopción, "porque formaba parte de la documentación interna del juzgado". "A nosotros --subrayó-- solo nos dijeron que todo estaba en orden y que podíamos salir del país con los niños". El padre recuerda, además, que esta salida se hizo con el beneplácito de la Embajada de España.

VIAJE LA PRÓXIMA SEMANA

Además de estas cuatro familias, otras 11 más están aún pendientes de que se les asigne un hijo congoleño. El lunes 4 de junio dos representantes de estas familias viajarán junto con tres delegadas de la Generalitat a Brazzaville para comprobar el estado de los expedientes.

Adic, la agencia que tramitó estas adopciones --hoy suspendida por la Generalitat-- comunicó a las 11 familias que todas ellas tendrían un niño congoleño. Pero todo apunta a que no será así, porque las autoridades de Brazzaville han comunicado que tres de estos 11 menores también tienen padres biológicos vivos que quieren recuperar la filiación.