Ir a contenido

Los adoptantes que fueron al Congo vuelven con los hijos

Las parejas que siguieron el consejo oficial de no ir a África siguen sin los niños

MERCÈ CONESA / BARCELONA

Las cinco familias catalanas que hace más de un mes viajaron a la República del Congo para agilizar el proceso de adopción de sus hijos han logrado que un juez de aquel país dicte una sentencia favorable a esa paternidad y que el Gobierno congolés dé el visto bueno para que puedan volver con sus nuevos hijos a Barcelona. Por contra, otras 10 familias inmersas en idéntico proceso, pero que por consejo de la Generalitat se abstuvieron de viajar al Congo, siguen sin conseguir la adopción.

La decepción era perceptible ayer entre las parejas que se quedaron en Catalunya, mientras desde la Conselleria d'Acció Social i Ciutadania, que gestiona las adopciones, volvía a recomendárseles que no viajen al Congo. El departamento no tenía una respuesta concreta sobre el motivo por el que unas familias --las que están en Brazzaville-- han conseguido la adopción y las otras no.

EL COMPROMISO

Un portavoz de la conselleria se refirió a la extrañeza existente porque un juez de Brazzaville "haya dictaminado una medida de este tipo, cuando el Gobierno del Congo tiene temporalmente paralizadas las adopciones internacionales". Añadió que existe el compromiso de la ministra congoleña de Asuntos Sociales y Familia, Emilienne Raoul, de que en julio todos los niños que sean adoptables estarán en Barcelona con esas 15 familias. En algún caso, si el menor no puede ser prohijado porque existe una familia biológica, se buscará otro niño o niña, según el portavoz.

Las 10 familias que no viajaron a aquel país están dispuestas ahora a saltarse el consejo de la Generalitat e irse a Brazzaville. "Lo haremos después de ver que ha sido más útil la presión que hayan podido hacer allí los padres que la gestión del bufete de abogados que contrató la Generalitat", afirma Mònica Calaf, futura madre de una niña congoleña a la que solo ha visto en fotografía.

El embajador español en la vecina República Democrática del Congo, Miguel Fernández-Palacios, ya ha confirmado que las cinco familias que están en Brazzaville tendrán visado y volverán el miércoles de la próxima semana a España.