Corporación Dermoestética, imputada por un presunto delito de estafa

Se lee en minutos

IGNASI MUÑOZ / VALÈNCIA

La presunta estafa por implantar prótesis mamarias de calidad inferior a las ofertadas en diversas clínicas de la empresa Corporación Dermoestética llegará finalmente a los juzgados. Así lo ha ordenado la Fiscalía de Valencia después de investigar la denuncia de Jaume Serra, un cirujano plástico que dejó de trabajar para la firma al descubrir que las prótesis que utilizaba en la operaciones de aumento de pecho eran de una marca diferente, más barata y de inferior calidad, de la que las pacientes habían pagado.

La fiscalía ha detectado un presunto delito de estafa continuada y por eso ha ordenado la imputación de los responsables de Corporación Dermoestética y el traslado de la denuncia a un juzgado de lo penal. De momento existen 24 casos acreditados en las clínicas de Valencia, Castellón y Albacete, pero los indicios apuntan a que podrían superar el centenar.

El doctor Serra decidió acudir a la justicia tras reoperar a una paciente intervenida por otro cirujano y ver que el implante que llevaba, de la marca Sebbin, no coincidía con el que constaba en la factura, el más caro del mercado, de la marca McGhan. Primero pidió explicaciones a la propia empresa, pero al no obtener respuesta decidió despedirse "por una cuestión de ética profesional" y por sentirse engañado.

SIN RIESGO

Te puede interesar

Serra matiza que las prótesis, que él mismo implantó antes de percatarse de la presunta estafa, "estaban bien", pero que la empresa faltó al "deber de informar a las pacientes" de que no eran las mismas por las que habían pagado. No se trata por tanto de un problema médico, porque las prótesis utilizadas no comportan peligro alguno.

Antes de acudir a la justicia, el médico denunció el caso ante el Ministerio de Sanidad, que lo remitió a la conselleria por ser una competencia transferida. La sanidad autonómica se lavó también las manos aduciendo que no tiene capacidad de control sobre un centro médico privado. Pero tras la denuncia al fiscal, la conselleria se entrevistó con dos de las afectadas. Estos informes se incorporarán al sumario. La empresa, que se ha querellado contra el médico denunciante por llevarse historiales de pacientes, niega "cualquier actuación ilícita" y garantiza que sus protocolos impiden que se den casos así.