Ir a contenido

Valencia blinda la 'cremà' de las Fallas por el viento

Dos monumentos cayeron por la fuerza de las ráfagas pocas horas antes de arder

El riesgo obligó a extremar la vigilancia en 85 obras situadas muy cerca de viviendas

IGNASI MUÑOZ / VALÈNCIA

El viento compartió ayer protagonismo con el fuego en la tradicional cremà de las Fallas de Valencia. Las fuertes ráfagas de viento de hasta 70 kilómetros por hora tiraron al suelo dos construcciones y obligaron a extremar la precaución, sobre todo en los 85 monumentos de la ciudad incluidos en la lista negra de peligrosos por estar plantados muy cerca de los edificios colindantes.

La primera afectada por el viento fue la falla L'Antiga de Campanar, que ya había caído durante su montaje, el día 12. Reparada a última hora, pudo lucir con una mínima dignidad, pero las ráfagas de la mañana de ayer la hicieron sucumbir. L'Antiga es una falla de la Sección Especial con un coste superior a los 120.000 euros.

ESPACIO ABIERTO

Otra falla de esta categoría, la de Misser Mascó-Exposició, fue víctima del viento racheado al mediodía. En este caso, pagó su ubicación junto al río Turia, en un espacio abierto y desprotegido de las fuertes corrientes de aire. Los bomberos desplazados para supervisar las tareas previas a la cremà observaron cómo el sombrero de copa de la figura principal temblaba hasta el punto de poner en peligro la estabilidad de la obra. Visto el riesgo, ordenaron desmontarlo, pero ni a eso dio tiempo. Mientras los operarios retiraban las luces y la instalación eléctrica, el monumento, de 24 metros de altura y 300.000 euros de coste, se vino abajo. Afortunadamente, las medidas de precaución previas evitaron percances personales.

El Centro de Coordinación de Emergencias (CCE) ordenó el despliegue de todos los bomberos disponibles, 600 de ellos para la ciudad de Valencia. Todos los ayuntamientos donde se plantan fallas recibieron el aviso de la preemergencia contra incendios, sobre todo, en el norte de Castellón, como en Benicarló, localidad fallera en la que las ráfagas esperadas eran de 80 kilómetros por hora. El CCE limitó el uso de material pirotécnico a zonas urbanas y vetó los elementos aéreos. Las medidas afectaron a todo el territorio valenciano, ya que localidades como La Vall d'Uixó y Borriana, en Castellón, Gandia y Alzira, en Valencia, y Dénia y Benidorm, en Alicante, también celebran sus propias Fallas.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.