Ir a contenido

"Sin patentes, ni ricos ni pobres podrán tener nuevos fármacos"

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

CARGO ADEMÁS DE SER PRESIDENTE EJECUTIVO DE NOVARTIS ESPAÑA DESDE EL 2000, DESDE BARCELONA COORDINA LA ACCIÓN DE LA MULTINACIONAL PARA LOS PAÍSES EMERGENTES. EXPRESIDENTE DE LA PATRONAL FARMAINDUSTRIA

NACIMIENTO HUESCA, 1954

FORMACIÓN DOCTOR EN MEDICINA, ESPECIALISTA EN PEDIATRÍA

Un tribunal de Chennai (Madrás) decide a partir de hoy si acepta una demanda de la multinacional farmacéutica Novartis contra la ley de patentes india, en vigor desde el 2005. La nueva legislación ha permitido que empresas locales fabriquen Glivec, un medicamento de Novartis, sin esperar a que concluya el periodo de 20 años de patente que garantizan las leyes internacionales. Pero no todo es tan sencillo: Médicos Sin Fronteras e Intermón han recogido 200.000 firmas para denunciar que un éxito de Novartis supondrá, a su juicio, que las clases más desfavorecidas de la India y otros países no puedan acceder a medicamentos más baratos.

--Antes que nada, ¿qué es Glivec?

--Un fármaco desarrollado por Novartis que ha revolucionado la lucha contra la leucemia mieloide. Lo que antes era una enfermedad mortal ahora es una enfermedad crónica con tratamiento eficaz.

--La OMC llama a las empresas a anteponer la salud de las personas de los países pobres al beneficio económico.

--Nuestra demanda no tiene nada que ver con el acceso a Glivec. Un programa de Novartis permite que el 99% de los pacientes en la India, unos 6.000, lo reciban gratis. La mayoría de los indios no podrían comprar Glivec, es cierto, pero tampoco la copia, puesto que supone cinco veces el salario promedio.

--¿Por qué el problema ha surgido justamente con Glivec?

--Porque hemos sido la primera empresa que ha demandado la nueva ley. Ellos tenían una ley de patentes, y con ella la India pudo entrar en la Organización Mundial del Comercio (OMC), pero luego hicieron unos cambios que permiten una gran arbitrariedad.

--Algún motivo tendrá la ley india para no dejarles patentarlo.

--Dicen que no es un producto innovador, pero es una excusa. Es tan novedoso, fruto de la genómica funcional, que incluso ha ganado premios en todo el mundo.

--¿Por qué es tan vital la patente?

--Es el único sistema que existe para que las instituciones y las empresas puedan realizar grandes inversiones a largo plazo para conseguir nuevos avances. Si no hubiera el incentivo de que vas a recuperar la inversión, nadie haría investigación. Y si no hay innovación, no habrá nuevos medicamentos para nadie: ni para ricos ni para pobres.

--Los genéricos abaratan los precios y pueden llegar a los pobres.

--Los países pobres tienen muchas dificultades, pero es simplista decir que el problema de que no puedan comprar medicamentos sea culpa de las farmacéuticas. Por desgracia, estos países ni pueden comprar alimentos. Y eso no se va a solucionar por mucho que no haya patentes. El 95% de las medicinas básicas ya son genéricas y, en cambio, no se ha arreglado el problema. Además, es demagógico exigir responsabilidad solo a algunos. Es curioso, pero parece que las farmacéuticas sean las únicas empresas que deben regalar sus productos. A Danone o Nestlé no se les pide que donen sus yogures.

--¿Las patentes deben ser tan estrictas en la India, con tanta miseria, como en Europa o EEUU?

--La India, un país con millones de pobres, está superando en riqueza global a algunos países considerados ricos. Para el 2040, la India adelantará en PIB a EEEU y será la segunda potencia mundial detrás de China. Junto a la mayor pobreza, India y China tienen las clases más ricas que uno pueda imaginar, incluyendo empresas que vienen a España a comprar empresas españolas. Digo yo que a esa gente sí se le debe aplicar el precio mundial.

--Novartis es una potente multinacional en el sector de los genéricos.

--Sí, pero cuando hablamos de la India no hablamos de empresas de genéricos, sino de copias. Un genérico es un producto que alguien saca al mercado cuando la patente ha concluido, mientras que un copiador lo hace con independencia del estatus de patente.

--Los millones de africanos enfermos de sida que toman genéricos antirretrovirales fabricados en la India, ¿se van a quedar sin ellos?

--Esa es una obsesión de algunas organizaciones, pero no tiene nada que ver. Cuando se acordó internacionalmente facilitar genéricos contra el sida en Suráfrica, la población afectada era mucho mayor, había una gran mortalidad y, fundamentalmente, no había ningún mecanismo en marcha para asegurar que a los enfermos pobres les llegaran los medicamentos. Aquí sí.

--Dice que los genéricos tampoco benefician a los propios indios. Entonces, ¿quién gana?

--Pues las farmacéuticas indias. Mucha gente en Europa va de buena fe, pero lo que está haciendo es un alarde de estupidez.

--Ustedes presumen de filantropía.

--No es presumir. Novartis se gastó el año pasado 750 millones de dólares en actividades de ayuda al Tercer Mundo, equivalente al 2% de los ingresos. No sé si le parecerá mucho o poco, pero ¿qué país o empresa destina el 0,75%? Los proyectos de Novartis llegan a más de 35 millones de personas, fundamentalmente con cuatro patologías: lepra, malaria, tuberculosis y leucemia mieloide.

Temas: Patentes

0 Comentarios
cargando