La Entesa da continuidad a la ley de barrios con 100 millones

El Govern aprueba hoy más fondos para pagar la reforma de áreas degradadas

Los 47 proyectos ya subvencionados benefician a más de 800.000 personas

2
Se lee en minutos
RAMON COMORERA / BARCELONA

El Govern de la Entesa que preside José Montilla dará en el Consell Executiu de hoy un nuevo paso que demuestra su condición de heredero directo del primer tripartito de Pasqual Maragall. El que fuera presentado repetidamente como proyecto estrella del anterior Ejecutivo, la ley de barrios, recibe tan solo siete semanas después de la constitución del nuevo Govern, otro impulso con la adjudicación de 100 millones de euros más para la rehabilitación integral de áreas urbanas degradadas.

Este dinero generará una inversión total, durante varios años, de 200 millones ya que a la subvención que destine la Generalitat para cada proyecto de reforma se añadirá una cantidad similar aportada por los propios ayuntamientos. Los fondos que la Conselleria de Economia pone desde ahora a disposición de Política Territorial i Obres Públiques permitirán a Joaquim Nadal, titular del departamento, abrir en enero la cuarta convocatoria de este programa de ayudas para "preservar la cohesión social, mejorar la convivencia y potenciar la calidad de vida".

TERCERA INICIATIVA

Es la tercera iniciativa de gran calado elaborada en la pasada legislatura que el Gobierno de la Entesa lleva a la práctica. Las otras dos han sido la futura ley de la vivienda y la creación del Consell de les Arts. Montilla ha tenido un especial interés, según apuntan fuentes del Govern, en acelerar esta nueva convocatoria de la ley de barrios, para demostrar que la política de cohesión social y nacional es uno de los pilares del nuevo tripartito.

Los 47 barrios que hasta ahora cuentan con planes de reforma integral aprobados tienen en conjunto una población residente superior a las 800.000 personas. Con los que se elegirán en los primeros meses del 2007, estos potenciales beneficiarios pasarán del millón. La inversión total anunciada es de 600 millones, 300 por cada administración.

En la primera convocatoria, el presupuesto medio por proyecto fue de 15 millones y en las dos siguientes, de 11,6. Dos años y medio después de la aprobación de la ley, los 30 proyectos de las dos primeras convocatorias están ya en marcha. Los criterios para elegir los barrios van desde los problemas urbanísticos y de equipamientos, servicios y transporte público hasta la concentración de población envejecida y inmigrante, en paro y con pensiones asistenciales.

TRIPLE MENSAJE

Noticias relacionadas

El secretario de Planificació Territorial, Oriol Nel.lo, ha declarado que estas convocatorias envían un triple mensaje: "A los vecinos se les dice que no se permitirá que en ningún barrio se rompa la convivencia. A los ayuntamientos, que el Govern no les dejará solos ante los nuevos problemas urbanos. Y, a los agentes del mercado se les indica que en ningún caso se tolerará un deterioro del patrimonio de las familias y de la colectividad".

Según Nel.lo, es importante realizar "rehabilitaciones integrales una vez que las actuaciones de reforma puntual se han mostrado insuficientes". El objetivo de la ley, dice, "no es subvencionar barrios con problemas, sino ayudar a barrios que tienen proyectos que permitirán resolver estos problemas".