Ir a contenido

Fomento releva al jefe de Cercanías y promete más atención al usuario

El ministerio nombra a un nuevo responsable para que coordine las obras de ferrocarril en Catalunya

Renfe desplegará personal de información y Adif tendrá una guardia permanente de autobuses

XAVIER BARRENA / BARCELONA

A la vista del colapso ferroviario de Barcelona, el Ministerio de Fomento dio ayer un puñetazo en la mesa y aplicó cirugía a la cúpula de Cercanías de Barcelona. Josep Manau, el director del servicio, fue destituido. Además, Fomento dispuso una serie de medidas para cauterizar las heridas abiertas entre los ciudadanos por el colapso ferroviario. Así, se crea una unidad de atención al viajero, se pone en marcha una flota de autobuses de intervención inmediata, en caso de avería en alguna línea, y se nombra a un único responsable de coordinar todas las obras ferroviarias de Barcelona.

Fomento ha hecho especial hincapié en el verdadero talón de aquiles de Renfe, la información. La unidad especial de asistencia de nueva creación estará formada por personal de dedicación exclusiva que estará permanentemente a bordo de trenes y en las estaciones "para atender todas las necesidades de los usuarios", según reza una nota del ministerio.

Dicha nota anticipa que en los próximos días habrá más novedades, entre ellas, los nombres, tanto del nuevo director de Cercanías como del responsable único de las obras ferroviarias de Barcelona. En este segundo caso, además, falta dilucidar en qué nivel del escalafón de administrador de infrastructuras (Adif) queda, si por encima del hasta ahora coordinador único para Catalunya, Jordi Prat o por debajo.

HIPOTÉTICAS RESTRICCIONES

Fuentes del Ministerio, consultadas por este diario, afirmaron, además, que los técnicos de las obras del AVE habrían trasladado a Fomento sus dudas sobre si fue acertado no haber decidido, en su día, restringir el servicio de Cercanías durante su construcción. En cualquier caso, según coinciden fuentes del administrador de infrastructuras (Adif) y de Renfe, se mantiene la intención de que no sea necesario suspender o limitar el servicio ferroviario.

La reacción fulminante de Fomento se produjo tras la lluvia de críticas llovidas ayer sobre Renfe, después de que 300 pasajeros quedaran atrapados en un túnel a bordo de un tren. El Govern, más allá de las críticas --que las hubo y de calado por parte del departamento de Obres Públiques-- pasó a los hechos y abrió un expediente informativo a la operadora por la "nula" voluntad de la empresa por dar respuesta al colapso de Cercanías.

LA INVESTIGACIÓN

Consum abre un expediente a Renfe

La Agència Catalana de Consum, el organismo dependiente de la Conselleria de Treball i Indústria que ha iniciado las diligencias, anunció ayer que enviará inspectores a las estaciones de trenes para recabar información sobre los reiterados incidentes de la red. El expediente, que pretende preservar los derechos de los usuarios afectados por los retrasos de Cercanías y Regionales de Renfe, supone un requerimiento formal a la operadora para que facilite información sobre todo lo sucedido.

Según el director de la Agencia, Ciriac Hidalgo, "la situación ha llegado a ser algo más que insoportable". Según Hidalgo, "se puede entender un retraso pero no situaciones como las vividas ayer que llegan a ser peligrosas para los viajeros", según informa Carmen Jané.

Precisamente, el secretario de Mobilitat de la conselleria de Política Territorial i Obres Públiques (PTOP), Manel Nadal (PSC) afirmó que la operadora "no merece ninguna confianza" y le acusó de no dar "una respuesta satisfactoria" a las peticiones del Govern para que explique los interminables incidentes que sufre la red. "No se puede tener a 300 personas encerradas en un tren sin ninguna información" exclamó Nadal.

Horas antes de la creación de la unidad de atención al pasajero, Nadal exigió a Renfe la creación de una oficina de información que devuelva el importe de los billetes a los afectados de una avería. Punto este no contemplado por Fomento.

DEMANDAS DEL GOVERN

Más inversiones y traspaso de competencias

Manel Nadal reconoció el esfuerzo inversor que ahora está realizando Fomento, vía Adif, y cuantificó en unos 800 millones de euros la inyección económica necesaria para que Cercanías funcione con la eficiencia con que lo hace, actualmente, los Ferrocarrils de la Generalitat. Esta inversión, dijo Nadal, "debe hacerse en dos años", el plazo previsto para que la Generalitat se haga cargo de Cercanías, tal y como prevé el Estatut.

Para el secretario de Mobilitat, la red ferroviaria catalana paga ahora los "20 años sin la adecuada inversión" a la que ha sido sometida por los sucesivos ejecutivos que "han abandonado Cercanías" a su suerte. En estos 20 años, el PSOE ha estado 12 años en La Moncloa por 8 del PP.

Tras la reunión del Govern, su portavoz, Joaquim Nadal apostó por la "colaboración institucional" para resolver las incidencias de Renfe y se ofreció al Gobierno para "compartir responsabilidades en la gestión" de esta situación. Además, pidió al Ejecutivo central el traspaso de "las competencias sobre cercanías".

REACCIÓN MUNICIPAL

Hereu considera las incidencias "inadmisibles"

No menos indignadas fueron las críticas que el alcalde de Barcelona, y antiguo responsable municipal de Movilidad, Jordi Hereu dirigió a la operadora. hereu tachó de "inadmisibles" la larga lista de incidencias vividas en la red barcelonesa y exigió a Fomento y a la operadora "un esfuerzo proporcionado a las necesidades del servicio".

El primer edil dio a la red de Cercanías el rango de importancia estratégica para la ciudad y señaló que la ciudad y su área metropolitana "no se pueden permitir que la movilidad de cientos de miles de ciudadanos se vea alterada" por estas averías.

Hereu, además, recordó que el pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat fueron del brazo a Madrid para presentar una propuesta de plan de Cercanías para la ciudad. Dicho plan contemplaba, "para los próximos 5-10 años" una serie de actuaciones inmediatas para desarrollar la red.

Hereu, finalmente, hizo también votos para que se despliegue el estatut i la Carta de barcelona para que las administraciones muncipal y autonómica participen en la gestión de Cercanías.

TEMOR EMPRESARIAL

Un estudio analizará las horas de trabajo perdidas

Manel Nadal apuntó ayer que ha pedido a la Autoritat del Transport Metropolitano (ATM) que realice un estudio sobre las horas de trabajo perdidas por cuenta de las averías de Renfe: "Las incidencias están creando no solo un problema de convivencia, sino también económico", arguyó Nadal. La Cámara de Comercio de Barcelona también reaccionó ayer al último incidente de la red. Su presidente, Miquel Valls, afirmó ayer que el nuevo Govern debe tener en cartera como una "actuación prioritaria" acordar con el Ministerio de Fomento la mejora de las líneas de Renfe de Cercanías. Valls se mostró "preocupado" por la situación de dichas líneas.