Ir a contenido

La cucaracha americana prolifera en España por los inviernos menos fríos

EFE / MADRID

Es marrón, mide el doble que la cucaracha negra, vive casi tres veces más, es capaz de volar y en los últimos años ha empezado a proliferar en la mitad sur de España: es la Periplaneta americana, cuya expansión se ve favorecida por el hecho de que los inviernos son cada vez menos fríos.

Las cucarachas americanas, procedentes de las zonas tropicales, ya se encontraban en el siglo XIX en España en lugares cálidos como jardines botánicos e invernaderos, según ha explicado Vicenta Llorente del Moral, investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, pero ahora son muy comunes en ciudades del sur e incluso del centro de la Península.

En su multiplicación influyen también el aumento de las obras, la decreciente eficacia de los productos biocidas y los saneamientos en las redes de alcantarillado, ha declarado el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas, José Manuel González.

Casi 500 huevos, frente a los 50 de la cucaracha negra

Esta especie es la más difícil de erradicar, puesto que los huevos permanecen en la ooteca (cápsula de reproducción cerrada) hasta su eclosión, y empieza a ser abundante en los últimos cinco años también en ciudades como Madrid.

La cucaracha negra vive alrededor de 280 días y la hembra de americana llega a los 720, pero además alcanza la edad adulta en 13 días, mientras que la negra lo hace en seis meses. El dato definitivo es que la Periplaneta pone casi 500 huevos, frente a los 50 de la negra.

"Las obras en ciudades como Madrid o Barcelona destruyen el hábitat de estos seres, haciendo que tengan que buscar refugio en otros lugares como las casas habitadas", afirma González.

Las cucarachas, animales más antiguos que los dinosaurios, sobrevivirían a un holocausto nuclear, y una docena de ellas podrían alimentarse una semana con el pegamento de un sello de correos.