Ir a contenido

"Benedicto XVI no tenía la obligación de pedir perdón" (II)

Viene de la página anterior

--Permítame insistir. Unos dicen que las disculpas traerán nuevos chantajes y otros entienden las mismas como un intento de proteger la vida de católicos y cristianos que viven en determinados países.

--No, no. Pero la tensión y agitación, al menos durante cierto tiempo, pueden tener consecuencias negativas para la Iglesia y para los cristianos. Hay que decir la verdad, intentar resolver los problemas. Hay que aclararar los malentendidos. Y eso han hecho el Papa y sus colaboradores, demostrando que el sentido del discurso del Papa está en concordancia con el diálogo interreligioso.

--Diálogo.

--Diálogo interreligioso. El discurso que Benedicto XVI hizo en Colonia el año pasado fue muy bien acogido por los musulmanes. Los creyentes de los diferentes credos tenemos que unirnos para afirmar que el nombre de Dios nunca puede justificar la violencia.

--¿Se teme en el Vaticano lo que algunos llaman choque de civilizaciones?

--¿Se refiere usted, sobre todo, a la relación con el islam? Mire, la Iglesia, a partir de Juan Pablo II, ha trabajado siempre en un sentido diferente al choque de civilizaciones, es decir, que estamos actuando para que ese choque no se produzca y sí se produzca un encuentro.

--Encuentro difícil, supongo.

--Lo cierto es que se trata de una situación dinámica, en la que cada uno tiene que poner algo o mucho de su parte. El choque de civilizaciones no se producirá si contamos con el número suficiente de personas que trabajen para el encuentro de civilizaciones.

--¿La Iglesia católica solo es espectadora?

--En absoluto. La Iglesia no es espectadora pasiva de la historia y la realidad del mundo. La Iglesia católica desempeña un papel dinámico y no acepta la teoría del choque de civilizaciones. Sin duda que pueden existir grupos, personas y posiciones integristas que vean la realidad en estos términos y tiendan a condicionarla en un sentido que facilite ese choque. La Iglesia trabaja para el diálogo y la comprensión.

--Algunos opinan que el próximo viaje del Papa a Turquía es un riesgo innecesario.

--Ese viaje es la respuesta a una gran invitación que, en origen, Bartolomeo I hizo a Juan Pablo II. Un viaje a un país con mayoría musulmana puede ser una gran oportunidad para continuar la experiencia de diálogo entre la Iglesia y el mundo musulmán. En la vida, en el discurrir de la Iglesia, hay pocas cosas fáciles. Pero la dificultad o el interrogante no son razones para no hacer determinadas cosas necesarias.

--¿Nos enteraremos de la verdad del secuestro del avión turco?

--Ya sabemos que no existe ninguna relación entre el secuestro y el próximo viaje del Papa a Turquía. También aquí se ha producido una información precipitada.

--¿Se ha equivocado la BBC?

--¿Se refiere usted al tema de los abusos sexuales?

--Sí.

--Sí. La BBC, al acusar, a través de determinado programa, al entonces cardenal Ratzinger, de haber tapado el problema de los abusos sexuales, ha manipulado a su audiencia y la ha desinformado. Los documentos que cita la BBC se referían a otros temas. Es una calumnia que se acuse al actual Papa de haber intentado tapar el problema de los abusos sexuales cuando era cardenal. Los argumentos de la BBC no tienen ningún fundamento.

--¿El arzobispo Milingo puede provocar un nuevo cisma?

--Su excomunión ha sido un hecho muy triste, pero en la Iglesia la esperanza nunca muere. Sucede que predecir el futuro de Milingo es difícil. Ni tiene muchos seguidores ni goza de gran autoridad entre ellos.

--El prefecto de los archivos vaticanos ha dicho que no se encontrarán grandes exclusivas del pontificado de Pio XI referidas, por ejemplo, a la guerra civil española.

--En un archivo se encuentran documentos que corresponden a otros documentos que están en otros archivos. En los archivos vaticanos no se encuentran argumentos desconocidos sino posibilidades de poder profundizar más en ciertos temas.

--¿Le parece bien que en España la Iglesia se financie solo con las aportaciones de los católicos?

--Francamente, desconozco el tema.

--¿Tan poco importante es España en el Vaticano?

--Yo no he dicho eso. Cada país tiene un sistema distinto. Y yo, sinceramente, no dispongo de suficiente información para expresar un juicio acertado.

--¿Cómo pueden llevarse bien la razón y la religión?

--¿Pretende usted que resolvamos en esta entrevista todos los problemas intelectuales?

--Solo algunos.

--La fe es razonable. Es razonable creer. Yo no puedo obligar a creer con la razón. La razón no me obliga a creer, pero me puede permitir entender que creer es razonable. La gran tradición del pensamiento católico es el cultivo de una razón que no se enroque y no pretenda ser la única intérprete de la realidad.

--Pero...

--Permítame. Una razón que se enroca, que se encierra en sí misma, no reconoce ciertas dimensiones del misterio, digamos del límite al que la razón llega en su ejercicio. También en las ciencias existen unos confines a los que la razón llega dándose cuenta de que no puede ir más allá y que hay cosas que no puede explicar.

--El Papa, cuando era cardenal, dijo y escribió que Europa no se quiere.

--¿No se quiere?

--Que no se quiere a sí misma.

--El Papa siempre recuerda que los valores cristianos son esenciales en la identidad europea.

--Otros, menos sutiles, acaban de de decir que Europa es masoquista.

--El mensaje del Papa es que una de las tendencias de la cultura moderna --también la europea-- es que olvida valores importantes y que pueden llegar a ser negativos para los hombres.

--Benedicto XVI-Juan Pablo II.

--No existe esa contraposición. Benedicto XVI estaba muy contento cuando en Colonia lo rodeaban más de un millón de jóvenes.

--Pero cuando era cardenal, el Papa dijo que la Iglesia católica no era una cuestión de cantidad.

--La vida de la Iglesia no está hecha de momentos excepcionales, porque también existe la cotidianidad que profundiza en la fe. Creo que también Juan Pablo II sabía que no todo reside en la gran manifestación de masas. Pero que éstas se vivan como una verdadera manifestación de fe puede ser algo positivo.

--¿Qué se ignora del Papa?

--Que, además de su inteligencia y cultura, es una persona de una amabililidad y humildad excepcionales.

--Benedicto XVI está en buenas manos y en buena boca.

Temas: Benedicto XVI

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.