Ir a contenido

Exteriores denuncia fallos en las adopciones en el Congo

EL PERIÓDICO / BARCELONA

El Ministerio de Asuntos Exteriores explicaron ayer que los procesos de adopción hechos por cinco familias catalanas y una vasca en Brazzaville (Congo) no se complicaron por trabas burocráticas, sino por las irregularidades en el proceso de adopción. Por este motivo, la embajada de España en Kinshasa, que se ocupa de la República Democrática del Congo y de la vecina República del Congo, negó el visado a los menores. Cuando la situación se complicó por los disturbios en Kinshasa, Exteriores envió a un diplomático a Brazzaville para sacar a las familias "como fuese", con visados de turista y asistencia diplomática para pasar las fronteras a pesar de la irregularidad de los documentos. Las seis familias llegarán hoy desde Kinshasa, vía París, a Barcelona.

La pareja Torrents-Castellanos, que adoptó a su hija Olívia en Kinshasa y regresó el pasado jueves, no ha tenido los mismos problemas. La niña llegó con pasaporte e inscrita en el libro de familia. Respecto a los demás padres adoptantes en el antiguo Congo francés, un portavoz del ministerio dijo que las familias pidieron el visado de salida con expedientes de adopción en los que no coincidían los nombres de padres e hijos, con partidas de nacimiento "dudosas" y sin el pasaporte de algún menor. Añadió que desde Madrid se desaconsejó por "imprudente" el viaje a la entidad --autorizada por la Generalitat-- que gestionó las adopciones.