Ir a contenido

    Interferencias

    La realidad apesta

    Juan Manuel Freire

    MENTIRAS VERDADERAS

     Sin llegar a ser la Gran Cumbre del terror indie estadounidense que algunos esperábamos, la cinta episódica V/H/S consigue extraer emociones casi inéditas del found footage, o cine de (falso) metraje encontrado. El vértigo asoma por momentos, sobre todo en ese primer capítulo de presa convertida en cazador, y al final del segmento dirigido por Ti West, o cómo golpear al espectador con un sencillo -pero revelador- movimiento panorámico. Los otros episodios brillan menos, pero son también satisfactorios.

    CHARLES DE LAUZIRIKA

     Uno de los personajes más intrigantes que visitará Sitges 2012 es Charles de Lauzirika, un angelino de linaje vasco que ha trabajado como analista de historias para Tony y Ridley Scott, dirigido algún videoclip para Montell Jordan y creado extras de DVD para los Scott, David Lynch, Sam Raimi, los Coen y Fincher, entre otros. Trae a Sitges su primera película, Crave, que ha tardado tres años en finalizar y estrenar. Intriga. En breve esperamos conversar con el propio Lauzirika.

    UNA ACTRIZ QUE CAE BIEN

     Después de erigirse en viva imagen de la dramedia amable con Los Serrano, Belén Rueda parece ahora obstinada en convertirse en reina del cine de género estatal. La realidad costumbrista se ha quedado corta para una actriz que ahora solo parece disfrutar entre espectros, amenazas giallo e investigaciones terroríficas como las de El cuerpo, su excusa para estar por aquí otra vez este año. Belén Rueda en Sitges cae bien.

    UNA HABITACIÓN INFINITA

     No todo es ficción en Sitges 2012. El documental también importa y este año encontramos, como mínimo, un par de piezas ineludibles: Eurocrime! The italian cop and gangster films that ruled the '70s, cuyo título lo dice todo e invita a la emoción, y Room 237, viaje alucinante a la mente de los chalados por Stanley Kubrick y, en concreto, El resplandor, de la que pueden extraer toda clase de magníficas, ampulosas teorías. Sus delirios superan a la ficción.

    0 Comentarios
    cargando