Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO DE CATALUNYA

'Most beautiful island': el reverso oscuro del sueño americano

La directora y actriz madrileña Ana Asensio presenta en Sitges su premiada ópera prima, un intenso 'thriller' psicológico rodado en Nueva York e inspirado en su propia vida

Julián García

La actriz y directora Ana Asensio, en la presentación en Sitges de Most beautiful island

La actriz y directora Ana Asensio, en la presentación en Sitges de Most beautiful island / ELISENDA PONS

Cuando llegó a Nueva York por primera vez, Ana Asensio solo llevaba encima un papel con el teléfono de la mujer con la que había acordado el alquiler de una habitación en Harlem por 400 dólares al mes. “La llamé para pedir detalles y me contestó una voz de hombre. Era su marido. Me dijo que ella había perdido el piso y que se había ido a Colombia”. Asensio sintió que le faltaba el aire. El hombre le ofreció su propia casa hasta que encontrara algo. “Pensé que era muy fuerte, pero también que quizá era eso lo que había venido a buscar en Nueva York, aventuras, experiencias, qué sé yo. Acepté y me instalé en su casa”. Cuatro días después, el 11 de septiembre del 2001, dos aviones comerciales se estrellaban en las Torres Gemelas de Nueva York.

Asensio evoca hoy en Sitges sus primeros días en Estados Unidos y sonríe. Tenía 23 años y había decidido dejar Madrid para estudiar inglés y arte dramático en Nueva York. El caos posterior al 11-S, con la ciudad bloqueada, le impidió abandonar la casa del extraño y acudir regularmente a clase, por lo que decidió tirar la toalla y volver a Madrid. Pero no pudo resistir mucho tiempo. “Algo me llamaba. No sabía bien inglés y nunca me había atraído la mentalidad americana. Y aun así sentía un deseo irrefrenable de ir a Nueva York, sabía que algo bueno me esperaba allí”. Han pasado 16 años y hoy, visto con perspectiva, Asensio sabe que hizo bien en irse. “He pasado por muchos altibajos. He tenido que hacer de todo: de niñera, de repartidora de ‘flyers’, de profesora de español y de teatro… Me quedé sin permiso de residencia. Pero he encontrado mi felicidad. He conseguido convertirme en profesional, he sido madre y, sí, creo que echaré allí mis raíces”.

"Quería hablar de un tipo de inmigración cualificada de la que nunca se suele hablar en el cine y que se halla en situaciones de vulneración extrema"

La elegante actriz y directora visita Sitges para presentar su sorprendente ópera prima, ‘Most beautiful island’, intenso y personal ‘thriller’ psicológico inspirado en su experiencia como inmigrante, que llega precedido de su triunfo en el festival South by Southwest (SXSW) de Austin (Texas). En el filme, naturalista y asfixiante, reverso oscuro del sueño americano, Asensio interpreta a Luciana, inmigrante española que huye de su pasado y que, tras quedarse sin permiso de residencia, trata de subsistir en Nueva York trabajando de lo que salga. Cierto día, recibe una oferta para acudir a una misteriosa fiesta en la que cobrará entre 2.000 y 4.000 dólares sin saber qué tendrá que hacer. No daremos más detalles, solo que se precipitará a una sórdida, asfixiante pesadilla redentora en forma de juego mortal.

“Quería hablar de un tipo de inmigración cualificada de la que nunca se suele hablar en el cine: gente con estudios, pero que no habla bien el idioma, que no tiene familia ni amigos. Y que se hallan en situaciones de vulneración extrema y acaban aceptando trabajos peligrosos e ilegales para pagar un día de alquiler. Un tema más candente que nunca desde que Trump está en la presidencia”, relata Asensio, que ha empleado, a modo de “reto quijotesco”, siete años de su vida en tirar adelante el proyecto de ‘Most beautiful island’.

La creadora empezó a escribir el guión en el 2011. “Al principio eran 20 páginas. Yo jamás había escrito un guión y la gente me decía que eso no daba para un largometraje”. Aun así, no renunció. Estudió escritura de guión, llamó a decenas, cientos de puertas. “Le explicaba a cualquiera que pasara por la calle que estaba haciendo una película. Conseguí el dinero de forma independiente a través de inversores que jamás habían puesto dinero en cine. Y puse todos mis ahorros. Creo que convencí a mucha gente a través de mi pasión”. Con un presupuesto mínimo, invertido en su mayoría en la película de super 16 (“quería esa textura de color, de grano, tan típica de las películas de los 70 rodadas en Nueva York tipo ‘Taxi driver’ o ‘Cowboy de medianoche”), Asensio rodó (y actuó) durante 21 días. “Todo el mundo, del primero al último, cobró 100 dólares al día, trabajando 14 horas al día. Un salario que no es nada en Nueva York”.

El inesperado éxito en el SXSW de Austin

Asensio no podía imaginar que su ópera prima acabaría ganado el premio en el prestigioso SXSW. “Con estar ahí ya tenía bastante. Solo quería disfrutar de la felicidad de competir, porque sabía que una película como la mía es muy difícil que llegue al público, lo normal es que se quede en un cajón”. Cuando se anunció el título de ‘Most beautiful island’ como ganadora, Asensio se olvidó de dar las gracias al equipo. “Fue tan ‘shock’ que solo me acordé de mi familia”, dice, riendo a carcajadas.

Ahora está trabajando en el guión de su segunda película, un ‘thriller’ intimista ambientado también en Nueva York. “Espero que todo sea más fácil y no dedicarle tantos años de mi vida”, bromea. ¿Y tiene previsto rodar alguna vez en España? “La verdad es que me encantaría poder dirigir una película ambientada en el mundo rural”, afirma Asensio, fan declarada de la “energía de la cámara en mano y la improvisación” del ine de Cassavetes y de “la proximidad a los personajes y el naturalismo” de los hermanos Dardenne.

0 Comentarios
cargando