La muerte es puro teatro

Takashi Miike ofrece una exquisita relectura en clave escénica del clásico japonés de fantasmas 'Yotsuka Kaidan' en 'Over your dead body'

Se lee en minutos

JULIÁN GARCÍA / SITGES

Yotsuka Kaidan es la gran historia japonesa de fantasmas, una pieza de teatro kabuki escrita en 1825 por Tsuruya Nanboku IV que ha sido llevada al cine en más de 30 ocasiones y que relata la historia de una mujer que vuelve de la tumba para vengarse de su marido, un samurái que la ha asesinado para poder casarse con otra joven. El director nipón Takashi Miike, un clásico de Sitges, toma distancia de su conocida (reputada, idolatrada) vertiente más desaforada para ofrecer en Over your dead body, proyectada a competición, una exquisita relectura del clásico, que ambienta en los ensayos de un montaje de la obra a cargo de una compañía de teatro contemporánea.

El director de Audition funde vida y ficción en un magnífico juego narrativo en el que el actor y la actriz protagonistas de la obra acaban viviendo la misma historia que los personajes que interpretan. Un fascinante ejercicio escénico, abstracto y majestuoso, en la más pura tradición del kaidan eiga (cine de fantasmas) japonés sublimado por Nobuo Nakagawa o Masaki Kobayashi, pero con el inequívoco sello sangriento y, por supuesto, perturbado de nuestro admirado Miike.

Te puede interesar

Gran Lola Dueñas en 'Alleluia'

También a concurso, se ha podido ver Alleluia, del belga Fabrice du Welz (Vinyan), una variación sobre la historia real de los asesinos de la luna de miel, tristemente famosa pareja que asoló Estados Unidos a finales de los 40. Sexo, obsesión y locura se funden en un clima de pesadilla en este thriller de terror oscuramente cómico, con un Laurent Lucas y una Lola Dueñas perfectos en sus complejos, extremos papeles. Antes de su proyección, el filme ya ha sido premiado en Sitges: con el Méliès de Oro al mejor largometraje fantástico europeo. The body, del británico Paul Davis, se ha hecho con el de mejor corto.