Kevin McDonald: «Mi apocalipsis es metáforico»

Kevin McDonald, ayer en Sitges.

Kevin McDonald, ayer en Sitges.

Se lee en minutos

J. M. F. / SITGES

-Su nueva película (que, por cierto, se estrena este viernes en nuestros cines) se basa en un libro young adult, algo muy de moda, pero la emoción es más auténtica que en Divergente.

-Bueno, con suerte habremos hecho una película adolescente diferente. Quería que la emoción se sintiera poderosa y real. Por suerte, he contado con grandes actores para darle cuerpo.

-¿Por qué contó con una irlandesa (Saoirse Ronan) para encarnar a la americana Daisy?

-Probé con muchas americanas. Hubo miles de pruebas a actrices del país. Pero ninguna me daba la intensidad necesaria. Después conocí a Saoirse, y me asombraron su sutileza y su dominio técnico, así como su capacidad para hablar con perfecto acento americano. ¡Y su acento irlandés es bien cerrado!

-La película tiene paisaje apocalíptico -una hipotética tercera guerra mundial- pero es, ante todo, una historia de aprendizaje personal. Todo lo observamos desde el punto de vista de Daisy.

-De hecho, yo veo el apocalipsis como una metáfora; una forma de mostrar los profundos cambios que se producen en tu interior mientras pasas de la adolescencia a la edad adulta.

-¿Le da tanta importancia al sonido como a la imagen? Lo parece.

-Absolutamente. No entiendo cuando alguien dice que el cine se basa en imágenes, porque el sonido hace las imágenes mucho mejores. El cine es mejor que solo una imagen o solo un sonido. Al sumarlos, el resultado no es dos, sino tres; es algo superior.

Te puede interesar

 -Sobre todo cuando tienes música de Jon Hopkins.

-Para mí es el compositor ideal, porque es brillante produciendo electrónica, algo que me gusta usar, y también componiendo temas sutiles, melancólicos. Puede hacer ambas cosas. No es algo fácil de encontrar.