20 sep 2020

Ir a contenido

Exboxeador, radical, violento...

Dentro del taxi de Peseto Loco

El conductor profesional más combativo en la guerra contra Uber y Cabify

SIN FILTROS

Todo el mundo conoce a Peseto Loco, desde su 'boom' mediático en pleno fragor de la guerra del taxi. Etiquetado como polémico, radical y ultraderechista, por sus 'perfomances' con bengalas en las manifestaciones contra Uber Cabify. También acusado de violento por disparar a un coche de Cabify. 

Pero nadie conoce a Nacho Castillo, un padre de familia que depende del taxi para sacar a su hija pequeña adelante. Con el estallido de la crisis, Castillo se refugió en un taxi cuya licencia le costó 165.000 euros. "Tuve que poner mi casa como aval y aún me quedan 19 años de hipoteca", explica. "Si esto se va al garete... mi futuro es la ruina", añade. 

Este taxista, entrevistado por 'Sin Filtros', asegura que el origen de su sobrenombre responde a sus años como boxeador 'amateur', cuando entrenaba y peleaba en los cuadriláteros de Madrid. 

"Fui un boxeador más, sino no hubiera acabado en el taxi", bromea Peseto Loco. 

Peseto Loco asegura que el problema con plataformas como Uber o Cabify se debe a una cuestión de competencia desleal. Una situación que le ha llevado a denunciar las precarias condiciones de los conductores de licencias VTC (Vehículos de Alquiler con Conductor) y a señalar a los ejecutivos de estas multinacionales como responsables de la denominada 'Guerra del taxi'. 

Un exboxeador que niega su participación en el incidente ocurrido durante la Feria de Abril de Sevilla, donde se incendiaron intencionadamente nueve vehículos de Cabify. "¿Cacerías nocturnas? Ni salgo, ni trabajo de noche", zanja. 

'Trending topic' en apenas horas y elevado a personaje público por la prensa y las redes sociales, Castillo se defiende de las acusaciones de apología del nazismo. Unas acusaciones que se producieron tras publicar en Twitter una fotografía suya en compañía de la lideresa de Hogar Social de Madrid, Melisa Domínguez. "Yo no soy nazi. Yo voté a Podemos y lo volveré a hacer. Yo soy anticapitalista y antiliberal", concluye.