Shopping Compras patrocinadas Estas ofertas han sido seleccionadas por un equipo de elPeriódico de forma independiente en base a su criterio y experiencia. elPeriódico obtiene una comisión de las ventas a partir de los enlaces de esta página. Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados.

¡No solo se vive de bolsas! Las mejores soluciones sostenibles para congelar

No solo existe una, sino muchas formas de congelar los alimentos. Entre ellas, el plástico reutilizable, el vidrio, la silicona o la PEVA.

Si hablamos de sostenibilidad, lo más recomendable es congelar en envases de vidrio o silicona

Si hablamos de sostenibilidad, lo más recomendable es congelar en envases de vidrio o silicona

6
Se lee en minutos
Irene Díaz

Hace unos días Cata Mayor, en su artículo sobre recetas para saborear mejor el salmón, nos avisaba de que este pescado puede cocinarse sin descongelarlo previamente.

Esto nos hace pensar en la importancia de los procesos de congelación, y también en cómo abordarlos.

Lo cierto es que acabar con cualquier rastro de parásitos resulta especialmente importante, y más aún cuando los alimentos van a consumirse crudos.

Por ejemplo, cuando comemos sushi como el del maestro Hideki Matsuhisa, o cuando degustamos un delicioso tartar como el de Carles Tejedor.

No obstante, la destrucción de los parásitos, como el anisakis, no es el único beneficio de congelar los alimentos.

Congelar tiene muchas otras ventajas

  • Nos permite no tener que cocinar en toda la semana cuando tenemos que ir al trabajo.
  • Nos facilita el acceso a alimentos de temporada durante todo el año.
  • Aunque se congelen, los alimentos mantienen todas sus cualidades en cuanto a sabor, olor y color (siempre que no se rompa la cadena de frío).
  • Tampoco se pierden los valores nutritivos si la congelación se hace tras el sacrificio o la recolección (se mantienen tanto nutrientes como minerales y vitaminas).
  • Ahorro económico. Tal y como explican desde Supermercados Piedra, se pueden comprar alimentos con descuento, congelarlos y aprovechar así estas ofertas.

Bolsas para congelar alimentos: ISTAD

congelar alimentos

COMPRAR EN IKEA POR 2,50 €

Las bolsas de Ikea, aunque son bolsas al uso, son reutilizables y válidas para el congelador, ya que resisten temperaturas de hasta 50°C.

Además, están fabricadas con un plástico que contiene el 20 % de materia renovable y su material principal es la caña de azúcar.

Por último y como no podía ser de otro modo, al tratarse de un contenedor para uso alimenticio, no llevan Bisfenol A (BPA), una plastificante perjudicial para salud utilizada en la producción de materias primas plásticas (conviene leer este artículo para saber más).

¿Cuál es el mejor método para congelar?

Una solución común para congelar son las bolsas de plástico. Sin embargo, no son sostenibles ni suelen ser reutilizables, con excepciones como las de Ikea.


Tal y como explica Ecoembes, lavar y reutilizar bolsas de plástico no es seguro y podría resultar perjudicial para nuestra salud.


Porque los productos crudos, como carnes o pescados, podrían dejar bacterias y contaminar el alimento que pongamos en su interior más tarde.


Por otro lado, las grasas y ácidos también son problemáticos, pues no permitirán una limpieza adecuada y siempre quedarán restos.


Para combatir esta problemática, desde Ecoembes recomiendan utilizar envases de vidrio o de cristal y bolsas reutilizables de silicona.

El vidrio, más que apto para congelador

congelar alimentos

COMPRAR EN AMAZON POR 28,42 €

Los tápers de vidrio, suelen estar fabricados en vidrio borosilicato no poroso que no absorbe manchas ni olores, resiste la corrosión y se limpia fácil.

Este tipo de vidrio es apto para congelador y también apto para microondas y lavavajillas.

Su principal pega, como adelantábamos, es que ocupan mucho espacio.

Nosotros recomendamos este juego de Amazon Basics porque contiene 7 recipientes de cristal por 27,54 €, un precio muy económico.

Por supuesto, son herméticos y, como plus, fáciles de limpiar.

Las bolsas de silicona ocupan menos

congelar alimentos

COMPRAR EN AMAZON POR 26,00 €

Las bolsas de silicona son una solución fabulosa para congelar alimentos sin robarle mucho espacio a nuestro congelador.

Estas, turquesa, son de la marca Stasher y también están disponibles en muchos otros colores, desde el rosa hasta el gris, el naranja, el amarillo...

El fabricante asegura que la marca nació de un compromiso inquebrantable de reducir los plásticos de un solo uso.

De este modo, su misión es proporcionar una alternativa reutilizable a las bolsas de plástico desechables y contenedores de plástico de un solo uso.

Lo consigue fabricando productos de silicona de platino pura libre de BPA, como estas bolsas para congelar totalmente funcionales.

Son autosellantes y no contienen tampoco ni PVC ni látex. Aguantan asimismo agua hirviendo y horno (hasta 204,4 grados). También son aptas para microondas y lavavajillas.

El fabricante dona el 1% de sus ventas a organizaciones sin fines de lucro de alto impacto que protegen los océanos.

¿Qué debo buscar en una bolsa de silicona?

Según Ecoembes, antes de comprar una bolsa de silicona habría que considerar tres aspectos:


- En primer lugar, el cierre hay que considerarlo porque existen opciones muy diferentes, desde las cremalleras hasta las pinzas o los cierres a presión.


- El tamaño habría que tenerlo en cuenta en relación a las necesidades personales.


- Facilidad de limpieza.

Bolsas de silicona con cierre "ZIP" hermético

congelar alimentos

COMPRAR EN AMAZON POR 13,99 €

Como se adelantaba más arriba, existen diferentes tipos de cierres en cuestión de bolsas reutilizables.

Estas de Gaoyong tienen cierre de tipo ZIP hermético.

Este pack trae diez bolsas, seis de tipo sándwich y otras seis pequeñas.

Son adecuadas para almacenar carne, galletas, bocadillos, almuerzos en general, frutas, verduras...

Viene incluido un cepillo de limpieza profunda especial para higienizarlas.

Son antidesgarros, gruesas y fáciles de almacenar.

La importancia de una higienización correcta

La única desventaja de las bolsas de silicona o de PEVA (polietileno acetato de vinilo, otro material muy usado) es que como son reutilizables, hay que higienizarlas correctamente.

Aunque, teniendo en cuenta que las vajillas y los útiles de cocina no lo son, esto no debería suponer un problema.

No obstante, sí que hay que tener en cuenta que se debe ser incisivo en los procesos de limpieza. Porque si no lo somos, corremos el riesgo, como adelantábamos, de que se cultiven bacterias que podrían causar enfermedades.

Por otro lado hay que tener en cuenta que no todas las bolsas reutilizables son aptas para lavavajillas, por lo que siempre hay que leer (y obedecer) las instrucciones del fabricante.

Aunque, en cualquier caso, siempre es mejor lavarlas a mano.

Bolsas de PEVA, la alternativa a la silicona convencional

congelar alimentos

COMPRAR EN AMAZON POR 9,76 €

Otra buena opción sostenible para congelar son las bolsas de PEVA reutilizables.

La PEVA es otro compuesto que se utiliza como alternativa al PVC, que no usa cloro ni otros materiales nocivos. Se considera una alternativa 'eco-friendly'.

En cuanto a estas bolsas de la marca WZCLMSE, son de PEVA biodegradable (por supuesto, sin PVC, plomo, cloruro o BPA).

Aunque tienen formato de bolsas para sándwich, se pueden utilizar para congelar carne, pollo, pescado, fruta y verduras.

Noticias relacionadas

A su favor también juega que la limpieza es muy sencilla. De hecho, se pueden limpiar con un simple cepillo para platos y luego colgarlas para que se seque.

Este pack contiene tres tamaños de bolsas diferentes:

  • 5,5 cm x 18,5 x 5 cm

  • 20,5 cm x 14,5 cm x 5 cm

  • 15,5 cm x 10,5 cm x 5 cm

Pasos a seguir para fregar bien y a mano las bolsas reutilizables

- Llenar la bolsa con agua caliente.


- Dejarla en remojo durante sesenta segundos.


- Verter el agua.


- Llenarla de nuevo, esta vez con agua tibia y un poco de jabón lavavajillas (del manual).


- Frotar con una esponja o un paño.


- Dejar la bolsa secar al aire, aunque también se puede acelerar el proceso con un paño.