Cartel de NETFLIX

Cartel de NETFLIX / Chris Delmas / EPC

3
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

En su reciente anuncio de resultados del segundo trimestre del año, Netflix pudo alardear de buenas cifras: casi seis millones de clientes adicionales y la estimación de un aumento de 1.500 millones de dólares en el flujo de efectivo libre para 2023; esto último gracias a la reducción de costes derivada de las huelgas de guionistas y actores

Y, sin embargo, las acciones de Netflix cayeron un 8% durante el anuncio, debido a que Wall Street esperaba números aún mejores, pero también a la preocupación general por cómo afectará a la larga esta doble huelga a la compañía.

Todavía es pronto para saberlo, pero a más corto plazo, Netflix aparece mejor posicionado que otros gigantes mediáticos para hacer frente a la casi hibernación de la industria (durante el segundo trimestre del año, las producciones cayeron en Los Ángeles a niveles no vistos desde el meollo de la pandemia). Además de ser la plataforma de la que nadie se atreve a prescindir, tienen la ventaja de estar presentes y producir en muchísimos otros países aparte de Estados Unidos, al contrario que sus competidores. 

Ya lo recordaba Ted Sarandos, co-CEO de Netflix, a sus inversores el pasado mes de abril, cuando la huelga de guionistas empezaba a ser una clara posibilidad: "Tenemos una gran base de series y películas por estrenar de alrededor del mundo, así que probablemente podemos servir a nuestros miembros mejor que la mayoría", alardeó. 

Fenómenos locales que pueden ser también globales

Ciertamente, Netflix no solo vive de Hollywood. En la semana del 10 de julio, 'Bird Box Barcelona', producida por la barcelonesa Nostromo, entró en el Top 10 de películas en 93 países (en total está disponible en 190). Tras el fenómeno global en que se convirtió 'El juego del calamar', la compañía ha redoblado su apuesta por la producción surcoreana y este año superará la treintena de títulos. Los títulos producidos en Corea y Japón se reparten la práctica totalidad del último Top 10 global de series de habla no inglesa. En algunos casos, el fenómeno se queda en su país de nacimiento, pero no deja de ser fenómeno: véase lo sucedido con la producción india 'Kohrra', desde el 15 de julio convertida en pasión de espectadores y críticos locales. 

Para lo que queda de año, están pendientes de estreno novedades internacionales tan interesantes como la española 'El cuerpo en llamas' (8 de septiembre), relato ficcionalizado del Crimen de la Guardia Urbana; la italiana 'Briganti', un wéstern producido por Fabula Pictures ('Cero', 'Baby') y con Matilda Lutz ('Revenge') como bandida protagonista, o la coreana 'El monstruo de la vieja Seúl', gran producción fantástica de época. Si hay que ver un aspecto positivo a la crisis hollywoodiense, es la posibilidad de que asistamos a una todavía mayor diversificación en los hábitos de consumo y una mayor apertura de los espectadores globales a material de otros países, otras culturas, otros códigos.

Picando del catálogo ajeno

Noticias relacionadas

Para acabar de redondear su catálogo, Netflix se está beneficiando de la decisión de Warner Bros. Discovery de licenciar sus contenidos para tratar de reducir pérdidas. Lo que significa que pronto podremos ver en Netflix España series antes exclusivas de HBO como 'Insecure' (confirmada para el 1 de agosto), 'Ballers' o la emblemática 'True Blood'. 

Como recordaba Natalie Jarvey en 'Vanity Fair' hace solo unos días, lo que quizá debería preocupar a Netflix es convertirse en "el villano" de la película: ahora mismo, representa para muchos guionistas y actores en huelga todo lo que está mal con la industria, del declive de los 'royalties' a la sobrepaga de altos ejecutivos. Es la parte negativa de ser sinónimo de 'streaming'. 

Temas

Netflix