Tendencias audiovisuales

'Showrunners' en clave femenina: de Lucille Ball a Shonda Rhimes

No abundan tanto como para destronar a los hombres, pero cada vez hay más. Y punteras en sus respectivos estilos, tanto o más que los ‘showrunners’ masculinos

De izquierda a derecha, Lucille Ball, Lena Duhham, Phoebe Waller-Bridge y Shonda Rhimes

De izquierda a derecha, Lucille Ball, Lena Duhham, Phoebe Waller-Bridge y Shonda Rhimes / El Periódico

3
Se lee en minutos
Quim Casas

Una ‘showrunner’ era excepción en la serialidad televisiva estadounidense. Y a veces tampoco figuraban como tales. Es evidente que ‘I love Lucy’ (1951-1957) es una sitcom diseñada por Lucy Ball, pero productores, guionistas y su propio esposo, Desi Arnaz, le restaron protagonismo. Lo mismo pasó con ‘El show de Carol Burnett’ (1967-1978). James Brooks es el creador de ‘La chica de la tele’ (1970-1977), pero quien lo conducía todo era su protagonista, Mary Tyler Moore; no en vano se titulaba ‘The Mary Tyler Moore show’. ‘Murphy Brown’ (1988-1998) la creó Diane English.

Pero en aquellas épocas no existía el concepto de ‘showrunner’. Es un término relativamente reciente y ponderado a partir de creadores de series como David Chase, David Simon o Vince Gilligan. Tampoco abundaban las mujeres que ideaban, producían y tenían el control de las series. Hoy no abundan tanto como para destronar a los hombres, pero hay bastantes más. Y punteras en sus respectivos estilos, tanto o más que los ‘showrunners’ masculinos. Lena Dunham, Shonda Rhimes, Issa Rae Diop, Ava DuVernay, Lisa Joy, Phoebe Waller-Bridge, Tinay Fey y Jenji Kohan son algunos casos. Y no hacen ‘nada más’ que ‘sitcoms’ con divertidos personajes femeninos. No. Idean dramas, thrillers, series combativas, relatos políticos o ciencia ficción.

Programas de hombres para hombres

En HBO cambiaron hace poco las cosas. Según desvelaba un artículo del ‘The New York Times’, uno de los principales ejecutivos de la plataforma, Michael Fuchs, estuvo convencido durante años de que era el hombre, el marido, quien decidía si tener o no HBO en casa y quien pagaba la suscripción a la plataforma. De este modo, producían programas de hombres para hombres. A finales de los 80, una ejecutiva de la cadena, Susie Fitzgerald, sugirió realizar una serie cómica interpretada por una mujer. Nadie le hizo caso. Hasta 1998 no llegó ‘Sexo en Nueva York’, no con una, sino con cuatro mujeres al frente del reparto, aunque con dos hombres en la sala de control.

Pero para el siguiente hito televisivo no solo protagonizado por mujeres, sino gestado por una de ellas, hemos de saltar hasta el 2012, cuando Lena Dunham logró vencer las reticencias de los ejecutivos con su proyecto sobre un grupo de amigas veinteañeras de Nueva York superadas por las relaciones sentimentales, las diferencias generacionales, la precariedad laboral y las dudas sobre qué camino tomar. Dunham concibió, escribió, dirigió –19 de los 62 episodios– y protagonizó ‘Girls’, que se extendió durante seis temporadas y marcó la línea a seguir. La apuesta de Casey Bloys, el nuevo jefe de programación, contribuyó al cambio cultural.

Se sucedieron nuevas producciones centradas en mujeres. Y también se financiaron las que ideaban: Michaela Coel irrumpió poderosamente con ‘Podría destruirte’ –coproducción de HBO con la BBC–, Marti Noxon creó ‘Heridas abiertas’ e Issa Rae Diop triunfó de lleno con ‘Insecure’, la versión negra de ‘Girls’, como fue bautizada en su momento, 2016, y una propuesta muy inteligente sobre cómo tratar el racismo sin que sea el tema central.

El poder del #MeToo

Noticias relacionadas

En 2019 apareció el libro de Joy Press ‘Dueñas del show’, constatación de que las cosas había cambiado. La revolución, ahora sí, sería televisiva y televisada, en HBO, Netflix y todas las cadenas. El #MeToo y el Black Live Matter han tenido también su efecto generando otras perspectivas en el audiovisual dominante. Y ahora buena parte del destino de HBO lo rige Amy Gravitt, vicepresidenta ejecutiva de la plataforma, que antes fue marine, combatió en el Golfo Pérsico y se preparó a conciencia para discutir con una mayoría masculina, que es la que sigue dominando en Hollywood y el ‘streaming’.

Joey Soloway (‘Mis experiencias sexuales con Dick’), Ava DuVernay (‘Así nos ven’), Shonda Rhimes (artífice de ‘Anatomía de Grey’, pero también de ‘Scandal’, ‘¿Quién es Anna?’ y 'Los Bridgerton'), Lisa Joy (coautora de ‘Westworld’ junto a Jonathan Nolan), Michelle King (responsable con su marido Robert King de ‘The Good wife’ y ‘The Good fight’), Amy Sherman-Palladino (‘Las chicas Gilmore’, ‘La maravillosa Sra. Maisel’), Jenji Kohan (‘Weeds’, ‘Orange is the new black’), Phoebe Waller-Bridge (‘Fleabag’), Mindy Kaling (‘Cuatro bodas y un funeral’), Sharon Horgan (‘Catastrophe’, ‘Hermanas hasta la muerte’), Veena Sud (‘The killing’) y dos reinas de la comedia, Tina Fey (‘Rockefeller Plaza-30 rock’, ‘Umbreakable Kimmy Schmidt’) y Amy Schumer (‘Inside Amy Schumer’)… La lista sigue con nombres más punteros o menos sorprendentes. Y no solo hacen series sobre mujeres.