Estreno esperado

'Stranger things': el salto definitivo al terror y otras claves de la nueva temporada 

Una imagen de la nueva temporada de ’Stranger things’, con Millie Bobby Brown (Once/Jane) en el centro.

Una imagen de la nueva temporada de ’Stranger things’, con Millie Bobby Brown (Once/Jane) en el centro. / Netflix

  • El viernes llega la esperada (primera mitad de) la cuarta temporada del duradero fenómeno de Netflix, ahora más terrorífico que nunca

5
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

En la ficción, solo han pasado unos meses, pero en la vida son ya tres años los que hemos pasado sin episodios de 'Stranger things', el duradero fenómeno (no solo) juvenil creado por The Duffer Brothers en homenaje a la cultura pop fantástica de los ochenta. Según Ross Duffer, uno de los gemelos al frente, recordaba hace poco al 'New York Times' que su propuesta original describía la serie "como si Steven Spielberg dirigiera una novela perdida de Stephen King", algo que a quienes crecimos en aquellos años nos parece el nirvana. 

Pero no solo los cuarentones de hoy hemos disfrutado de este 'Max Mix' de guiños para cinéfilos (o mejor, cinéfagos) del VHS, melodías estilo John Carpenter incluidas (esa revivalista a la par que revisionista banda sonora de Michael Stein y Kyle Dixon). Es decir, la teoría según la cual su éxito se basa en el chantaje nostálgico no tiene mucha base si tenemos en cuenta que el viernes, día 27, también habrá 'millennials' o 'zoomers' devorando con ansia esos primeros episodios de la serie desde 2019. Siete, en concreto; los dos restantes de esta temporada (la finale, de nada menos que dos horas y media) llegarán el 1 de julio. Debajo, algunas claves de lo que está a punto de sacudirnos.

¿Dónde nos quedamos?

Para los más neófitos, unos brochazos de introducción. 'Stranger things' gira en torno a un grupo de adolescentes de Hawkins, una pequeña ciudad ficcional del Medio Oeste estadounidense, algo así como el Derry de Stephen King, cuyas vidas dan un vuelco cuando empiezan a enfrentarse al mundo oculto debajo de su localidad. Debajo de Hawkins existe otro mundo, el Mundo del Revés, que a veces se infiltra en el nuestro. Para los algo menos neófitos, cabe recordar que el último mensajero del otro lado fue el Azotamentes, aunque nuestros 'protas' debieron enfrentarse también a unos rusos de planes perniciosos y a su particular Terminator, el matón Grigori. 


¿Dónde arrancamos?

Un tráiler-entremés de principios de 2020 reveló lo que, en realidad, ya se adivinó en el epílogo de la tercera temporada: el policía Hopper (David Harbour), padre adoptivo de la joven heroína telequinética Jane, también conocida como Once (Millie Bobby Brown), no había muerto sacrificándose para cerrar el portal al Mundo Del Revés. Algo que desconocen su querida Joyce (Winona Ryder) y el resto de la familia Byers, que ha adoptado a Jane y se ha mudado a la también ficcional Lenora Hills, en el sur de California. Nos reencontramos con el grupo de amigos en un momento de división geográfica o espiritual: Mike (Finn Wolfhard) añora a Jane desde Hawkins, donde, por otro lado, Max (Sadie Sink), traumatizada por la muerte de su hermano Billy al final de la anterior temporada, ha dejado a Lucas (Caleb McLaughlin), y este ha empezado a cambiar a sus amigos 'freaks' por sus compañeros en el equipo de básquet del instituto. "Quizá no tengamos que ser 'freaks'", dice a unos desconcertados Mike y Dustin (Gaten Matarazzo). 

¿Qué referencias asoman?

En un principio, Jane hace creer a Mike que ha hecho nuevas y grandes amistades en su nuevo instituto, pero en realidad está siendo víctima de 'bullying': de la Charlie de 'Ojos de fuego' ha pasado a convertirse en protagonista de 'Carrie'. King, siempre King. Pero la principal referencia de la nueva temporada es 'Pesadilla en Elm Street'. Los chicos han de lidiar con un nuevo monstruo, el humanoide Vecna, capaz de construir terroríficos espacios mentales para sus víctimas, igual que Freddy Krueger hacía en las mejores pesadillas de la saga creada por Wes Craven. No es 'spoiler', porque ya fue noticia a finales de 2020, si apuntamos que el actor que daba vida al asesino con cara de pizza, Robert Englund, asoma aquí como el misterioso Victor Creel, un hombre encerrado en un hospital psiquiátrico por el terrible crimen que supuestamente cometió en los cincuenta.

¿Pueden verla los niños?

No todo son referencias terroríficas: a la vez más cómica que nunca, 'Stranger things' recuerda también en estos episodios el destape de Phoebe Cates en 'Aquel excitante curso' o las comedias fumetas de Cheech y Chong. Pero lo cierto es que el tono predominante es oscuro, como si los Duffer tuvieran en cuenta a los espectadores que han crecido con la serie y ahora, como sus actores, rondan la veintena, pero no tanto a los niños que puedan sumarse al club a penúltima hora. La nueva temporada está calificada por Netflix como para mayores de 16 años. Y con toda lógica, dado que Vecna tiene la manía de hacer papiroflexia con los cuerpos adolescentes, un poco como la entidad de 'It follows'. Eso por no hablar de un sangriento prólogo retrospectivo. Toda la temporada está teñida de un fuerte sentido de lo macabro. 

¿Aprenderé algo de la época?

Mientras la unidad de los amigos de Hawkins se fractura, Dustin se ha involucrado más y más en el Hellfire Club, el equipo oficial del juego de rol 'Dragones y mazmorras' del instituto, liderado por Eddie Munson (Joseph Quinn, visto en la serie 'Regreso a Howards End'). El mismo Munson al que algunos atletas obstinados consideran culpable de un crimen y al que persiguen en una intensa 'caza del freak'. Son ecos claros del pánico moral alrededor del rol que asoló Estados Unidos en los ochenta, sobre todo instigado por grupos religiosos fundamentalistas. Cierto episodio real -la desaparición del estudiante prodigio James Dallas Egbert III- dio pie a una novela luego adaptada como telefilme, 'Monstruos y laberintos', con el mismísimo Tom Hanks como protagonista. 

¿Tiene mensaje?

Si el grupo consigue reunirse, separar sus diferencias y derribar a Vecna, ese monstruo que, según el ángulo, puede recordar al villano de 'El torreón' de Michael Mann, se podrían acabar para siempre las filtraciones del Mundo del Revés. De modo que el mensaje parece claro: estar juntos y no ceder al individualismo o las superficialidades pasajeras es el camino hacia delante. O colina arriba, como en la canción de Kate Bush ('Running up that hill') convertida aquí en fulminante leitmotiv musical.