TÓMATELO EN SERIE

'Esto te va a doler': una serie magistral sobre la pena y el humor del hospital

Ben Whishaw en una imagen promocional de ’Esto te va a doler’.

Ben Whishaw en una imagen promocional de ’Esto te va a doler’. / BBC

  • Adam Kay ha convertido sus propias memorias médicas en una serie arrolladora con Ben Whishaw (el último Q de la saga Bond, entre otras mil cosas) como gran protagonista. Creador y actor nos hablan de esta nueva joya de la BBC, un clásico futuro que podrá descubrirse en Movistar Plus+ desde el lunes, día 14

4
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Y cuando el género hospitalario ya parecía más que sobreexplotado, aparece una serie como 'Esto te va a doler' (Movistar Plus+, desde el lunes, día 14) para darle una revitalizadora descarga eléctrica. Solo hacía falta aplicar la corriente de la (auténtica) vida para convertir lo viejo en nuevo e intenso y arrollador. Más de tres millones de espectadores siguieron su estreno en BBC One. Los críticos se ha deshecho en elogios y muchos ya estamos reservando un hueco prioritario para la serie en el 'top ten' anual. 

'Esto te va a doler' hace honor a su nombre, pero también hace reír, y el salto entre humores puede tener forma de transición fluida o contraste brutal. Es un baile imposible de emociones que ya estaba en el libro homónimo de 2017, en el que el guionista de comedia Adam Kay repasó sus años (2004-2010) como médico en prácticas de la sanidad pública. Especialidades: obstetricia y ginecología, áreas, sobre todo la primera, donde el contacto con la vida (y la muerte) es particularmente intenso.

Tan intenso que Kay no tuvo que retocar mucho la realidad para convertirla en efectiva ficción. O bastante más que efectiva: como decíamos, arrolladoramente viva. Pero algunos cambios fueron necesarios, sea como sea. "Todo empezó con los diarios que escribí mientras trabajaba en el hospital", explicaba Kay a medios escogidos en un evento virtual. "Una adaptación directa habría sido como un 'one-man show' conmigo leyendo trescientas entradas de diario. Dimos forma a un mundo y nos centramos en un periodo concreto que me parecía muy interesante, cuando tuve a gente trabajando por encima y por debajo de mí".

Este último detalle sirve para conocer las diversas caras de Kay, o del Kay de ficción; un poco displicente con sus inferiores y casi demasiado servicial con sus superiores, en parte por la inseguridad que le acompaña a todas partes. También capaz de enfrentarse a los pacientes cuando hace falta. "A la hora de cambiar cosas –explica Kay–, lo más importante era evitar que pudieran meterme en la cárcel [ríe]. Que un paciente no se pudiera reconocer. Si manteníamos los detalles clínicos, cambiábamos los personales. Y también cambié muchas cosas sobre gente de mi vida privada. Hay gente que todavía quiero que me siga hablando". 

Otro recital de Ben Whishaw

Todo el mundo conoce a Whishaw, aunque no conozca su nombre. Ha sido el último Q de la saga Bond, el John Keats de Jane Campion (en 'Bright star'), la voz del oso Paddington en la versión original inglesa, o ya en televisión, el protagonista de series grandiosas como 'Presunto culpable' (el germen de 'The night of'), 'The hour' o 'London spy'. Aquí rompe de risa o dolor, o rompe la cuarta pared, también, como ese joven médico que lucha por hacer bien su exigente trabajo y tener además una relación amorosa. 

Lo que atrajo al actor al proyecto fue su "autenticidad", explica a la prensa. "Lo que no resulta tan sorprendente si tenemos en cuenta que se basa en experiencias reales. Pero Kay ha sabido, además, poner todo eso de forma brillante sobre el papel". El autor le describió el proyecto como una "carta de amor" al Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, lo que no quita que, a menudo, sea más bien retrato de sus miserias, más importantes todavía en 2006, cuando se desarrolla la acción. 'Esto te va a doler' está más cerca de la cruda versión original británica de 'Getting on' (sobre el ala geriátrica de un hospital del NHS) que del glamur de 'Urgencias' o 'Anatomía de Grey'.  

El entrenamiento médico de Whishaw consistió en "unas cuantas tardes con doctores que después, durante la serie, estuvieron todo el tiempo con nosotros como asesores". Lo ideal habría sido ir a un hospital y sentir sus ritmos caóticos, seguir a la gente indicada, "pero no fue posible porque estábamos en mitad del confinamiento", señala el actor. "Así que nos dedicamos a jugar algunas tardes con órganos prostéticos. Ambika lo hizo mucho mejor". 

Cruda pero cinematográfica 

Noticias relacionadas

Ben se refiere a la cómica Ambika Mod, fabulosa en su primer papel importante en televisión: la novata pero directa Shruti, que recibe primero las críticas de Adam, pero, más pronto que tarde, también su mentoría y amistad. Si el acercamiento parece tan real, es en parte porque la directora Lucy Forbes impidió a Ben y Ambika conocerse en la realidad: "Íbamos a hacer un ensayo y Lucy dijo: 'NO'", explica la actriz entre risas. "Se negó en rotundo, no quería que hablásemos, no quería que fuésemos amigos. Lo acepté a regañadientes. Lo que vemos en pantalla es una amistad creciendo en tiempo real". 

Forbes no acertó solo en la dirección de actores. También ha encontrado un maravilloso equilibrio entre el nervio de la cámara al hombro, que permite pegarse a los personajes en lugar de solo observarlos, y soluciones visuales más planeadas y eminentemente cinematográficas. El montaje de Selina Macarthur es una lección de puro nervio, genio y contrastes. Benedict Spence, desde la fotografía, explota con sabiduría las paletas de color. Si añadimos la banda sonora grabada por JARV IS…, el último proyecto de Jarvis Cocker, obtenemos una serie estética y sensorialmente sensacional. Esto va a pasar a la historia. 

Temas

Series