Nasdrovia, segunda temporada: la pesadilla de dos 'esnobs' entre la mafia rusia continúa

La serie de Movistar+, que protagonizan Leonor Watling y Hugo Silva, se vuelve más oscura y disparatada al mismo tiempo

En esta entrega Edurne y Julián forman parte de la organización criminal, pero mientras que ella busca huir, él parece integrado

Hugo Silva (Julián) y Leonor Watling (Edurne), en la serie de Movistar+ ’Nasdrovia’.

Hugo Silva (Julián) y Leonor Watling (Edurne), en la serie de Movistar+ ’Nasdrovia’. / Movistar+

3
Se lee en minutos
Inés Álvarez
Inés Álvarez

Periodista

Especialista en programas de televisión y series

Escribe desde Barcelona

ver +

Edurne (Leonor Watling) y Julián (Hugo Silva), la esnob expareja de la serie de Movistar+ ‘Nasdrovia’, que en la primera temporada cambiaban la abogacía por la gestión de un restaurante ruso y acababan atrapados por la mafia, vuelve con una nueva temporada, más oscura y disparatada al mismo tiempo, en la que los protagonistas aparecen formando parte de la organización criminal como asesores legales. Esta nueva situación, que cada uno vive de una manera muy diferente, será la que centrará las tramas de los nuevos seis capítulos de 30 minutos de duración que la plataforma emitirá al completo bajo demanda este viernes, 25.

Si bien la primera temporada (que acaba de ser galardonada con dos premios MiM) se caracterizó por discurrir prácticamente toda la acción en el claustrofóbico restaurante que da nombre a la serie, esta viaja por varias ciudades europeas, de Helsinki a Moscú, pasando por Madrid. Aunque el rodaje se realizó en Bulgaria (adonde fueron en busca de nieve y se encontraron con los días más soleados y con menos nieve del año) y España. No obstante, la sensación de encierro es aún mayor, ya que los protagonistas se ven supeditados a los caprichos de Boris (Anton Yakovlev), el imprecedible capo, y deben pasar el confinamiento dictado por el covid en su compañía y la del resto de la banda. "La serie ha respirado mucho, tiene mucho exterior, pero al final nuestros protagonistas están igualmente encerrados. En la primera temporada era el restaurante, ahora es la situación la que les asfixia", explica Hugo Silva.

Asimismo, esta vez el peso no recae totalmente en Edurne (sobre todo), Julián y Franky (Luis Bermejo), sino que se le da más importancia a las tramas de los secundarios, como la del joven Yuri (Kevin Brand), el inexperto mafioso que demostrará tener sentimientos (y cuyo rostro quemado precisaba cinco horas de maquillaje) o la del sorprendente Serguei (Michael John Treanor), que puede matar si hace falta, pero no soporta un ambiente de trabajo tóxico. “Esa es una de mis escenas favoritas. Y la que le da el tono a la serie”, comenta Leonor Watling divertida. La ficción está plagada una vez más (ya forma parte de su sello) de referencias culturales y de guiños a los que hay que estar muy atentos. Como el que le hacen a Treanor con una alusión a ‘Outlander’, serie en la que intervino el actor. “Cómo pueden contar tanto con unos planos tan bonitos, con 'trávelings' tan elegantes y personajes con tantas capas en capítulos de solo media hora", se admira la actriz.

El plantel de mafiosos lo completan Vasili (Yan Tual) y Rodia (Arben Bajraktara), y se incorporan tres miembros de una agencia de asesinos, a los que dan vida los actores internacionales Eliza Rycembel ('Corpus Christi'), Panos Mouzourakis ('Mamma mia') y Radoje Cupic ('Genius: Einstein'). Otro de los nuevos personajes es un taxista excéntrico con doble vida, que encarna Julián Villagrán ('Arde Madrid', 'La peste', 'El Ministerio del Tiempo'), mientras que Jaime Blanch (‘El Ministerio del Tiempo’) se interpreta a sí mismo dentro de una trama de metaficción.

Noticias relacionadas

Esa mezcla de drama y humor negro que caracteriza a ‘Nasdrovia’ se acentúa en esta temporada de la ficción de Movistar+, producida en colaboración con Globomedia (The Mediapro Studio), ya que se pasa de la angustiante desesperación de una atrapada Edurne al delirio ‘drag’ del capo, que disfruta trasvistiéndose y que en una de sus megalomanías llega a montar un plató en el salón de su casa (que es la vivienda real de unos rusos) donde se rodará una película.

Al director del filme, por cierto, le da vida el propio Marc Vigil ('El Ministerio del Tiempo', 'Malaka', 'Vis a vis', 'Vivir sin permiso'), que se ha incorporado a esta temporada de la serie para dirigirla, además de ejercer de productor ejecutivo y de guionista, junto con Sergio Sarria ('Capítulo 0', 'Malaka', 'Perestroika'), Luismi Pérez ( 'El Intermedio', 'Malaka', 'Capítulo 0') y Miguel Esteban ('El vecino', 'El fin de la comedia', 'Capítulo 0').  Vigil se mostró muy exigente con su 'cameo' y se hizo repetir la escena a sí mismo muchas veces. “ Es un 'autocameo'. Es muy él. Porque él es así", asegura Silva.