ESTRENO ESPERADO

'Lupin 2': el esperado regreso de un fenómeno global

Omar Sy, Antoine Guoy y la perrita Monette en ’Lupin’.

Omar Sy, Antoine Guoy y la perrita Monette en ’Lupin’.

  • Hablamos con George Kay, creador del gran éxito sorpresa de Netflix en 2021, sobre los orígenes de la serie y lo que podemos esperar de su segunda temporada, que se estrena el viernes

Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

ver +

¿Cómo lo hizo 'Lupin' para convertirse en la serie más vista del año en Netflix? Recordemos: fue vista o tanteada en 76 millones de hogares alrededor del mundo y se convirtió en la primera serie francesa en colarse en el Top 10 estadounidense. George Kay, su creador y 'showrunner', nos ofrece su propia teoría en entrevista unipersonal vía Zoom. "Creo que nuestro Lupin conecta con una cierta atmósfera de injusticia social a nivel global: desconfiamos de nuestros líderes, creemos que no responden a nuestros problemas… La serie tiene ese componente de malestar social. Pero también es algo mucho más sencillo, en realidad. Omar Sy tiene un carisma increíble". 

El Lupin de 'Lupin', recordemos, no es ningún nieto imaginario del 'ladrón caballero' creado a principios del siglo XX por Maurice Leblanc, sino Assane Diop, hijo de un inmigrante senegalés injustamente condenado por el robo de un collar que perteneció a María Antonieta. Al principio de la primera temporada, veíamos a Assane tratar de robar ese mismo collar en el intento de ajustar cuentas y saldar una deuda. Todo lo que sabe de robar lo aprendió de Lupin: cómo tener en cuenta todas las circunstancias que podrían denunciarle; cómo ser precavido a la hora de crearse identidades; cómo hacer servir cualesquiera que sean las herramientas que aparezcan en su camino.

A lo largo de dicho camino, Sy supo bailar con prestancia entre situaciones y tonos: lo mismo hacía sonreír como maestro del disfraz (recordemos al muy 'geek' informático Michael) que llorar como padre preocupado por el secuestro de su hijo. En este último punto acabó una primera tanda de episodios de la que este viernes, día 11, llega la continuación: cinco episodios que van a ser simplemente devorados por una buena porción de la humanidad.

Neófito en Lupin

A pesar del increíble éxito obtenido con la serie, George Kay no ha perdido el hábito de la humildad. Por ejemplo, no tiene ningún reparo en reconocer que cuando Netflix le contactó por primera vez, desconocía por completo la creación de Leblanc. "Pero era fan de personajes cercanos a él como Sherlock Holmes, A. J. Raffles, Tintín… Héroes de aquellas primeras décadas del siglo", comenta. "Pero supongo que ese desconocimiento fue bueno para la serie. Me acerqué al concepto con frescura, sin la carga de haber sido un fan toda la vida. Así podía centrarme con comodidad en lo que me interesaba y dejar aparte las cosas que no me volvían loco".

Cuando le pregunto cuánto llegó a leer de Leblanc, Kay contesta en plural, como recordando que la televisión es un arte colaborativo; también (o sobre todo) en el apartado de los guiones. "Leímos las novelas, algunos relatos… Y seguimos leyendo, en realidad. Tengo un excelente asesor de guiones que me ayuda mucho a conectar la serie con la obra literaria. Puedo pedirle que busque alguna parte de los libros en la que Lupin se cuele de cierta manera en cierta clase de sitio. A los fans del personaje les encantan estos guiños. Al final usamos los libros de Lupin como Assane: son una fuente de inspiración y una especie de guía para resolver problemas en el día a día".

El robo del museo Gardner 

En ningún momento, avisa Kay, se planteó la posibilidad de hacer una adaptación directa de las aventuras del ladrón caballero. "Sombrero de copa y monóculo nunca formaron parte del imaginario". Tampoco el primer guionista previsto para el renacer de Lupin, Abdel Raouf Dafri, guionista de 'Un profeta' y varias temporadas de 'Braquo', sentía ninguna devoción sagrada por la obra de Leblanc. 

"Muy al principio de empezar a trabajar, tuve ocasión de conocer a Omar Sy, y desde entonces me sentí muy inspirado", explica Kay. "Me apetecía mucho escribir para un actor como él. La pregunta a responder era: ¿qué clase de serie le tiene como protagonista, se basa en Lupin y resulta moderna y relevante? Contestamos a ella sin mucha discusión. En términos de mi propio proceso, todo fue realmente rápido, limpio y fluido".

Entre las referencias más importantes que manejó con la productora Gaumont estaban 'Atraco perfecto', de Stanley Kubrick, y 'Nueve reinas', de Fabián Bielinsky. "Pero no todo era ficción. Me fijé mucho en 'Crimewatch', un programa británico que reconstruye crímenes reales para que el público ayude a resolverlos. Y no dejé de pensar en el robo del Museo Gardner de 1990, en el que dos tipos disfrazados de polis se llevaron trece obras de arte. Sigue siendo una inspiración". Para saber más sobre este robo, no hace falta salir de Netflix: busquen la docuserie 'Esto es un atraco: El mayor robo de arte del mundo'

Segunda temporada "más intensa"

Noticias relacionadas

Sin entrar en demasiados 'spoilers', diremos que, en esta segunda tanda de episodios, Diop es un hombre con una doble misión. "A la vez que trata de vengar la muerte de su padre, está pensando mucho en sus propios errores o ambiciones como padre. Al centrarse tanto en el secuestro de Raoul, la temporada se vuelve más intensa, aún más personal que la primera. La lucha ha dejado de ser limpia y Assane va a usar armas sucias".

El pasado 13 de mayo se confirmó una tercera temporada, una 'part trois'. Kay adelanta un cambio de dirección argumental: "Aunque todavía no está claro y no hemos hablado a fondo de ello, creo que la historia de Pellegrini y la venganza por la muerte de Babakar está más que cerrada. Iremos hacia otro lugar, un nuevo espacio emocional para Diop". 

Temas

Series